Las tradiciones navideñas a través de las fotos

El acervo de imágenes del Inehrm muestra las diferentes maneras que las conmemoraciones decembrinas han adoptado en nuestro país.

México

Las posadas, la Epifanía, el árbol de Navidad y el Día de Reyes forman parte de las fiestas que los católicos celebran en esta temporada navideña.

Aunque a través de los años estas celebraciones se han transformado, como lo demuestra el acervo fotográfico del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (Inehrm), continúan marcando el calendario de los mexicanos.

Rafael Hernández Ángeles, maestro en Historia y subdirector de Evaluación de Servicios Históricos del Inehrm, dice que las posadas dejaron de convocar a los peregrinos alrededor de las letanías y las velas para pedir posada, y ahora es común que esta tradición termine en una simple fiesta o una reunión.

Dice también que las piñatas de siete picos que representan los siete pecados capitales y que eran centro de la celebración de las posadas, han sido sustituidas por figuras de personajes de moda de las series televisivas que son, en buena medida, del gusto de los niños.

Los nacimientos, que eran toda una tradición en los hogares o eran elaborados por artesanos mexicanos, poco a poco han ido siendo sustituidos por representaciones industriales de origen europeo y, en muchos casos, elaborados en China.

"Todos esos cambios se pueden apreciar a través de la fotografía, y aun cuando los fotógrafos toman sus imágenes sin pensar en el historiador, su trabajo resulta una herramienta fundamental para documentar la historia reciente", indica el especialista.

Las imágenes facilitadas a MILENIO formaron parte del archivo del periódico El Nacional, que abrió sus puertas el 27 de mayo de 1929 y cerró el 30 de septiembre de 1998.

La tradición navideña y del Día de Reyes, como se puede comprobar en las fotografías, van cambiando con el transcurso del tiempo, pero la esencia que les dio origen se mantiene, asegura el historiador.

"A veces la gente no se da cuenta de que sigue manteniendo esas tradiciones por toda la derivación y los cambios registrados", agrega.

Religiosidad europea

La celebración religiosa de la Epifanía viene de Europa, traída por los primeros monjes franciscanos que llegaron al nuevo continente, refiere Rafael Hernández Ángeles.

La tradición habla de que José, acompañado de su esposa María, caminaron desde Nazaret hasta Belén para inscribirse en un censo. Les tomó nueve días llegar a su destino, donde no encontraron alojamiento, pero alguien les prestó un establo, donde se dio el famoso alumbramiento. Obviamente no hay un vestigio histórico que compruebe la fecha exacta del nacimiento de Jesús. Aunque los primitivos cristianos manejaban que este nacimientos se había registrado cuando se iniciaba la cosecha o al inicio de la siembra, hacia marzo.

Se sabe que hacia el siglo III de nuestra era se empezó a dar esta ceremonia de la Epifanía, del alumbramiento, pero sería hasta el siglo XII, en el año 1200 cuando Francisco de Asís hizo la primera representación de un nacimiento, por primera vez con seres vivos, con algunos pastores y animales.

"Cuando se da el proceso de Conquista, los franciscanos trajeron esa costumbre del nacimiento y, sobre todo, el famoso Teatro Edificante, que era una representación humana que se realizaba dentro de la liturgia para indios, es decir, los pasajes bíblicos en las misas que se daban a los 'naturales' de América, eran representadas por personas, con un fin evangelizador".

Hacia 1587, Fray Diego de Soria oficializa las pastorelas y le pide una Bula al papa Sixto VI, para que en su convento de San Agustín Acolman se pudiera hacer la primera representación de este pasaje religioso.

Es aquí donde nacen las piñatas mexicanas, otra tradición heredada de Europa. Ya en la Nueva España, los franciscanos las ocupaban para representar a algunos dioses prehispánicos, con el objeto de alentar a los indígenas a que rompieran con su religión y aceptaran a la nueva religión católica, para convencerlos, empezaron a llenar las piñatas con fruta de la temporada.

La tradición que se preserva es la llegada de los Reyes Mago. Los niños y las niñas siguen esperando los regalos de estos personajes venidos de Oriente. Lo que ha cambiado un poco es la forma en que los pequeños les envían sus cartas: en un primer momento las ponían en un zapato al pie del árbol de navidad, pero a partir de los setenta se las empezaron a enviar por globos, mientras que ahora los hacen vía correo electrónico, y los más tradicionales acuden a la oficina de correos, de donde reciben una respuesta en febrero.

Parafernalia

-Poner el árbol de Navidad no era tan común: se empezó a volver una costumbre en los países nórdicos a finales del siglo XIX y principios del XX.

-Las piñatas solo se rompían en las posadas del 16 al 24 de diciembre; hoy ya es común que se utilicen en las fiestas infantiles.

-El nacimiento fue adoptado por los artesanos alfareros, quienes libremente realizaban sus figuras.

-Los Reyes Magos representan a África, Asia y Europa, así como a las religiones paganas que acabaron aceptando a la religión verdadera.