• Regístrate
Estás leyendo: [Toscanadas] El gobernador impune
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 14:10 Hoy

[Toscanadas] El gobernador impune

La novela titulada El gobernador impune es un fracaso editorial. Llena de clichés. Nadie la lee. Queda en el olvido.

Publicidad
Publicidad

David Toscana

En la literatura encontramos criminales que amamos a pesar de sus actos. Quizás el más emblemático sea Rodión Románovich Raskólnikov, que le parte la cabeza a dos mujeres, y sin embargo los lectores nos solidarizamos con él, pues conocemos sus argumentos para delinquir y además vemos que también tiene un buen corazón: ayuda a la familia de un alcohólico y ama a su madre y hermana al punto de volverles la vida imposible. Al final, nos causa pena que le caiga encima todo el peso de la ley.

Pensemos ahora en un novelista que quisiera novelar a algún truhán de nuestros días: digamos que a un gobernador. ¿Cómo diablos haría para volverlo querible? La novela comenzaría más o menos así:

“En un estado del norte de la república y después de haber rebasado todos los topes de campaña, la cual financió con recursos de dudosa procedencia, el gobernador resultó electo o al menos manoseó los resultados en conjunto con las autoridades electorales locales para dar la apariencia de que ganó la elección”.

Ya empezamos mal. No parece muy querible el personaje. ¿Cómo convertirlo en héroe y no en villano?

En el capítulo dos vendría la tentación que siente el hombrecito por desviar los recursos y embolsarse una cantidad descomunal. Tanta es su ambición que al notar que las arcas estatales no se pueden exprimir lo suficiente, decide contraer una deuda mayúscula.

Raskólnikov se vuelve absolutamente humano luego de matar a la prestamista; se compadece del sufrimiento humano. Se postra delante de una prostituta. “No me inclino ante ti”, le dice, “sino ante todo el dolor humano”. Se une el alma buena de la pecadora con el alma ruin del criminal.

El gobernador no se postra ante nadie. Se siente protegido por el partido. Obliga a su tesorero a firmar todos los papeles para no mancharse él las manos. “Tú pagarás los platos rotos”, dice en una frase muy distinta a la de Raskólnikov. Más dinero, quiere más. Qué importa que no se manden los recursos a las escuelas u hospitales o a los ancianos en necesidad.

Llegamos al capítulo tres y no hay modo de que el lector se encariñe con el personaje. Así es que el escritor decide presentarlo en su vida familiar. Tal vez eso funcione.

Mientras Raskólnikov está obsesionado con el posible matrimonio de su hermana con un viejo de mala reputación, los hijos del gobernador presumen en los medios sociales sus viajes, coches, joyas y casas que compraron en Estados Unidos. El escritor no puede hacer bien su trabajo. Le es imposible provocar empatía entre personaje y lector.

Al final, Raskólnikov asimila su culpa. Busca la expiación. Va a Siberia. El título de la novela, Crimen y castigo, le cae como anillo al dedo. El gobernador se esconde. Niega su responsabilidad. Huye al extranjero mientras la prensa se olvida de él. Si hubiese un sentimiento de culpa, regresaría la fortuna que se clavó. Construiría un hospicio. Se entregaría a la autoridad. Pero no, en el último capítulo manda gente a robarse cualquier documento que pueda inculparlo. Se ríe de los ciudadanos muertos de hambre. Los considera unos imbéciles. Demuestra que el crimen paga muy bien.

La novela titulada El gobernador impune es un fracaso editorial. Llena de clichés. Nadie la lee. Queda en el olvido. Solo sirve para demostrar que hay pillos que no los quiere ni su propia madre.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.