¿Tu hijo tiene tos crónica? Cuidado con los jarabitos

Si tu niño o niña lleva semanas tosiendo, deberías leer esto antes de ir a la farmacia a comprar un jarabe para la tos o el resfriado.
Una tos de más de cuatro semanas es motivo de una visita al médico.
Una tos de más de cuatro semanas es motivo de una visita al médico. (Flickr/Anjaettew)

Ciudad de México

Un grupo de pediatras y otros especialistas hablan de la tos crónica en niños y de los riesgos que existen de tratarlos con jarabes y otras medicinas que se venden sin receta.

TE RECOMENDAMOS: Cinco mitos de la gripe que siempre diste por ciertos.

El invierno está a la vuelta de la esquina, y con el frío, la sequedad y los cambios bruscos de temperatura no es extraño que los más pequeños sufran de enfermedades respiratorias, las cuales la mayor parte de las veces remiten por sí solas con el debido reposo y cuidados normales. Estudios recientes revelan, sin embargo, que los medicamentos OTC —siglas en inglés de over-the-counter; es decir, las medicinas que se venden sin receta médica— no son mucho más eficaces que un placebo, además de que presentan un alto riesgo de efectos secundarios adversos y sobredosis, especialmente al suministrarse en los niños más pequeños.

En este sentido, la Academia Americana de Pediatría recomienda evitar el suministro de medicamentos OTC en niños de menos de 4 años de edad, e incluso algunos especialistas elevan la edad de riesgo hasta los 6 años. Uno de los principales riesgos, dicen, es que pueden disminuir u ocultar síntomas de una enfermedad más grave. El doctor Richard Irwin, neumólogo y catedrático en la Universidad de Massachusetts en Worcester, duda seriamente de la eficacia de las medicinas que uno compra en el mostrador de la farmacia, “además de que pueden ser muy peligrosas si se administran a niños pequeños”.

TE RECOMENDAMOS: Medicamento hace crecer los senos a miles de hombres.

Por otro lado, la doctora Anne Chang, pediatra neumóloga y directora de salud infantil en la Menzies School of Health Research, afirma que la mayor parte de los casos de tos persistente remiten en un periodo de siete días, y que si el niño luce bien en general no hay motivo de preocupación; sin embargo, si la tos dura más de cuatro semanas es necesario llevar al niño al médico para que se le realicen pruebas y se inicie un tratamiento. Chang insistió en que hay que distinguir entre una tos seca y una tos con flemas, que si persiste por semanas a menudo es síntoma de una infección bacteriana en los pulmones, además de si el niño presenta problemas para respirar —en especial durante la noche.

Si el niño tuvo gripe o un resfriado, es normal que entre las secuelas se presente una tos seca, dice la especialista, y en ese caso no hay razón para inquietarse. Si las molestias persisten, se recomiendan tomar una placa de rayos X y un examen para revisar el estado de los pulmones. También hay que descartar alergias y asma. El doctor Alan Goldsobel —pediatra, alergólogo y académico en la Universidad de Stanford— es muy claro al respecto: “Yo siempre les digo a mis alumnos: si hay tos con flemas, piensen en antibióticos; si es tos seca, piensen en asma, especialmente si el niño tose toda la noche”.


FM