Inician reforzamiento de las torres de la Catedral

Se dotará de almas de acero inoxidable a las estructuras que están hechas de piedra pómez.
Los trabajos durarán cerca de tres meses, primero se retirará el alumbrado
Los trabajos durarán cerca de tres meses, primero se retirará el alumbrado (Nacho Reyes)

Guadalajara

Desde hace algunos días la torre norte de la Catedral Metropolitana de Guadalajara luce con andamios alrededor de su arquería, de acuerdo con Eduardo Gómez Becerra, director del Museo de Arte Sacro la razón es que han comenzado los trabajos preliminares que durarán alrededor de tres meses y que consistirán en reforzar dichas torres con una estructura metálica de la que carecen hasta este momento. Esta intervención fue propuesta por el Instituto de Investigaciones de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y aprobada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"La catedral por el tiempo en el que se realizó tiene una estructura muy débil, no tiene cimientos. En dos ocasiones se han caído sus torres, no olvidemos que estamos en una zona sísmica. La primera vez que se cayeron fue en 1818 y se cayeron junto con la cúpula. Después en 1849 se vinieron abajo por segunda vez. Las terceras torres las hizo el ingeniero Manuel Gómez Ibarra, quien dentro de este contexto diseñó las torres de manera que soportaran los movimientos telúricos", dijo el experto y agregó que la prueba es que han resistido muchos embates a pesar de que son muy ligeras ya que están hechas de pura piedra pómez.

El también arquitecto señaló que un factor importante es que no se les ha hecho ninguna intervención relevante desde 1854, ya tienen cerca de 120 años sin recibir una rehabilitación profunda. Debido a que no tienen ninguna estructura ni de madera ni metálicas y de frente a la construcción de la Línea 3 del SITEUR, es que la Arquidiócesis vio la necesidad de hacer un estudio de las torres que ya cuentan con un ligero desplome. "Desplome hay que entenderlo como un desbalance. Recordemos que la plomada de los albañiles nos da un ángulo de 90 grados y cualquier inclinación que ya no te de este ángulo se llama desplome en términos técnicos, en este caso, sobre todo la torre norte tiene un desbalance ligero, no quiere decir que se las torres se estén cayendo", subrayó el también sacerdote.

Gómez Becerra dijo que para solucionar esto se le agregará a las torres un poco de acero inoxidable para dotarlas de fortaleza. Se le colocarán anillos de dicho material, en la parte de la arquería que es la parte más débil, esta área cúbica donde están las campanas y que tienen dos arcos por cada muro. "Descubrimos que ha habido corrosión y desgaste de la cantera, en la arquería de manera que se reforzará inyectándole mortero y se le colocarán anillos de acero inoxidable", subrayó.

Por otro lado, en la parte de donde comienza el cono de la torre se le colocarán otros anillos de acero que serán imperceptibles porque se insertarán entre la cantera, además de otras estructuras internas que reforzarán y le darán mayor cohesión. Luego donde comienza el cono habrá otra sección de anillos. El cono estará sentado no solamente sobre la misma piedra si no también estará reforzado con anillos de acero inoxidable. Según Gómez Becerra, respecto a los pilotes subterráneos que se van a colocar frente a Catedral, las excavaciones ratificaron que el edificio no sufre ningún movimiento, ni vibración durante los trabajos