• Regístrate
Estás leyendo: Todo el color de Chucho Reyes en Bellas Artes
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 10:10 Hoy

Todo el color de Chucho Reyes en Bellas Artes

Evocan sus facetas como pintor, grabador, escultor y anticuario en el 40 aniversario de su fallecimiento.

Publicidad
Publicidad

Gallos, arlequines, caballos, diablos y otras figuras híbridas, con el sello de Chucho Reyes se despliegan en un gran mural portátil, conformado por más de 300 piezas; tienen el encargo de recibir a los visitantes que acudan a la exposición Chucho Reyes, la fiesta de color, en el Palacio de Bellas Artes.

Con esta muestra, integrada por 75 piezas de 33 colecciones, se recuerda a este gran artista, José de Jesús Benjamín Buenaventura Reyes Ferreira (Guadalajara, Jalisco, 1880-Ciudad de México, 1977), mejor conocido como Chucho Reyes, y se evocan todas sus facetas: como pintor, grabador, escultor, anticuario y consejero estético, en el 40 aniversario de su fallecimiento, indicó Miguel Ángel Fernández, director del Museo del Palacio de Bellas Artes.

Chucho Reyes fue un artista muy importante del siglo XX, que nació en Guadalajara, Jalisco, pero encontró otros horizontes en la Ciudad de México. En esta muestra se habla de su vocación artística temprana, ya que desde pequeño incursionó en un lenguaje artístico más libre, lo que le permitió insertarse en los círculos de arte.

“Juan Coronel comenta en su artículo del catálogo que está presente en la exposición, que los colores que Chucho Reyes utiliza realmente forman parte de una teoría del color, y qué curioso que eso lo diga Coronel porque tuvo un gran diálogo e influencia de artistas como Mathias Goeritz o Luis Barragán, con los que dialogó desde lo que fue el terreno de la arquitectura, a partir del Convento de las Capuchinas o lo que fue la construcción de las Torres de Satélite, donde Chucho Reyes tuvo una influencia determinante en el uso de los colores que se presentan en estos espacios”, detalló Fernández.

Para poder concebir esta muestra, explicó, se realizó una investigación en torno a cuáles habían sido sus aportes al arte, y cuáles no habían sido estudiados de manera reciente.

“Para mostrar a un Chucho Reyes en todas sus perspectivas, la exposición se dividió en cuatro secciones temáticas: Color y materialidad, Influencias y enseñanzas, Muerte y bestiario, así como Lo místico y lo profano. Tales temas nos dan una visión mucho más integral de todo el repertorio visual de Chucho Reyes, que produjo a lo largo de su trayectoria durante más de 50 años”.

El montaje de la muestra destaca el interés de Chucho Reyes por la difusión del arte popular, al que puso en otra dimensión expresándose en papel de china, su principal soporte creativo.

A pesar de que era un gran personaje de la cultura mexicana, él no se asumía como artista, aun cuando hay una anécdota que demuestra su grandeza. “En una ocasión, Octavio Paz viajó a París junto con Rodolfo Usigli y visitó a Pablo Picasso, a quien le dio un dibujo de Chucho Reyes. Al recibirlo, dijo el que era la obra de un joven muy talentoso, a lo que Paz le respondió que el artista no era tan joven, que era como de su edad, entonces Picasso expresó: ‘Es un hombre viejo de corazón joven’”.

En el recorrido por la muestra, Arturo López, curador y subdirector de exposiciones del Museo del Palacio de Bellas Artes, explicó que Chucho Reyes tuvo grandes influencias en su creación; particularmente subrayó la de Posada, Rouautl y Chagall (con este último tuvo una gran amistad). Sin dejar de mencionar la influencia que ejerció sobre su obra José Clemente Orozco, a quien, por cierto, le correspondió amortajar.

Mathias Goeritz decía que los arquitectos no podían dejar de admirar a Chucho Reyes, no solamente por su sentido infalible para los colores materiales y texturas, sino que terminaron por deberle aún más por sus ideas plásticas y su instinto de los volúmenes y espacio.

El mural portátil

El impresionante mural portátil de Chucho Reyes, que hizo a manera de un rompecabezas para una fiesta particular, fue prestado para su exhibición por Patricia Ortiz Monasterio, directora de la Galería OMR. Y justo donde se exhibe, dos personas se manifestaron en silencio, con dos pancartas le exigieron al Instituto Nacional de Bellas Artes que les pague sus salarios correspondientes a tres meses de trabajo.

El curador precisó que al Mural portátil de Chucho Reyes le hicieron un espacio en esta sala internacional, para lo cual se colocó una mampara de enormes dimensiones: nos llevó dos días completos para montar todas estas figuras, nos guiamos con una fotografía que tenía precisamente la galería de cómo fue montada en su momento.

Un dato curioso de la exposición Chucho Reyes la fiesta del color es que el título de la muestra fue retomado de un telón que realizó el propio artista en papel de china.

La muestra estará abierta durante toda la Semana Santa y permanecerá montada hasta el próximo 3 de junio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.