Descubren templo dedicado al dios del viento en Tlatelolco

Especialistas del INAH descubrieron los vestigios arqueológicos de un templo dedicado al dios Ehécatl-Quetzalcóatl, el dios del viento.
El basamento piramidal, con más de 650 años de antigüedad, se descubrió en un predio particular donde actualmente se erige un centro comercial.
El basamento piramidal, con más de 650 años de antigüedad, se descubrió en un predio particular donde actualmente se erige un centro comercial. (Foto: Araceli López)

Ciudad de México

En la colonia Guerrero en la Ciudad de México, a unos 100 metros de la Zona Arqueológica de Tlatelolco, en un predio particular ubicado en la calle de Flores Magón casi esquina con el Eje Central, especialistas del INAH realizaron un gran hallazgo: descubrieron los vestigios arqueológicos de un templo dedicado al dios Ehécatl-Quetzalcóatl, el dios del viento.



El basamento piramidal de 11 metros de diámetro y 1.20 metros de altura —con más de 650 años de antigüedad— se descubrió en un predio particular donde actualmente se erige un centro comercial.

Este hallazgo es resultado del salvamento arqueológico emprendido por el INAH en 2014, luego de que se demoliera el antiguo supermercado El Sardinero y se localizó, a 3 metros de profundidad de la banqueta, esta edificación prehispánica que presenta tres etapas constructivas  sobrepuestas. En su interior se localizaron diversos vestigios como: una cista que contenía una osamenta de un recién nacido, espinas de maguey, huesos de aves, obsidiana, malacates, incensarios y cerámica, explicó Edwina Villegas, directora de la Zona Arqueológica de Tlatelolco.


Por la relevancia del descubrimiento, ya que se le considera una de las edificaciones más importantes de la cultura mexica tlatelolca, la empresa constructora cedió en comodato al INAH el terreno de 300 metros cuadrados, detalló el arqueólogo Francisco Sánchez Nava.

“Es una estructura piramidal que no se tenía contemplado encontrar, pero por su magnitud y su grado de conservación, se determinó que quedara expuesta para que la comunidad puedan disfrutar de esta vestigio de nuestro pasado”, indicó Sánchez Nava.

La intención es que el templo dedicado al dios del viento, se preserve y se exhiba a público, para la cual, primero se procederá a su consolidación y posteriormente quedará reguardada en una ventana arqueológica, la cual contará con un enorme cristal protector y ventilación adecuada.

El doctor Eduardo Matos Moctezuma, indicó que la importancia fundamental de este hallazgo son los datos que proporciona, ya que de esta forma se puede ir conformando el rompecabezas de lo que era la antigua ciudad de Tlatelolco.

“Estamos en una gran metrópoli cuyo concretos cubre las antiguas ciudades prehispánicas que están debajo de esta gran urbe, entonces en el momento en que podemos penetrar, como en este caso, y se puede hacer el trabajo arqueológico y preservarlo para que la gente lo observe”.

Matos Moctezuma explicó que Ehécatl-Quetzalcóatl, el dios del viento, era una de las principales deidades mexicas, su templo siembre estaba orientado al oriente, por el mito del nacimiento del Quinto Sol.

El INAH informó que la estructura piramidal se podrá apreciar y recorrer hasta 2017.


ASS