"Las luchas individuales son tan válidas como las colectivas"

El documentalista, Tin Dirdamal, presentará el documental "Muerte en Arizona" en Marco, una historia sobre una lucha propia e intima acerca de cómo enfrentó el abandono de su pareja.
El documentalista regiomontano, Tin Dirdamal.
El documentalista regiomontano, Tin Dirdamal. (Foto: Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

En una búsqueda para sanar una cicatriz marcada por un desamor, el documentalista Tin Dirdamal emprendió una jornada de encierro en un departamento de Cochabamba (Bolivia), el cual dio como resultado el proyecto Muerte en Arizona.

De origen regiomontano, Dirdamal inició en el documental con su trabajo De nadie donde presenta la historia de una mujer hondureña por su paso en México cuando intenta llegar a Estados Unidos.

Tras dos trabajos ligados a causas sociales, presenta en Muerte Arizona ahora una nueva batalla, sólo que ante sí mismo.

El Museo de Arte Contemporáneo (Marco) tendrá una proyección de éste documental este martes 7 de julio a las 19:30, con entrada libre al público.

Muerte en Arizona nace mientras documentabas la lucha del pueblo de Cochabamba por el agua, ¿cómo trabajaste este segundo proyecto?

Las primeras dos películas que hice tenían más un corte social y como dices mientras realizaba el segundo, estando en Bolivia, conozco a esta mujer y tenemos un amor muy profundo, entonces vivimos siete meses pero un día ella me abandona, lo cual me quiebra por completo.

Muerte en Arizona trata sobre eso, pasan un par de años donde sigo muy dolido y regreso al departamento donde vivíamos y me encierro un año, es ahí cuando comienzo a filmar desde las ventanas del cuarto.

Esta tercera cinta ya no tiene mucho que ver con las causas sociales pero tiene que ver con una lucha propia, íntima, y me hizo pensar que posiblemente las luchas individuales son tan válidas como las luchas colectivas o más importantes aún.

¿Cómo decides contarnos la película? Porque es la historia vista desde el departamento pero también es la historia de un meteorito cayendo sobre Arizona.

Hay dos cosas que encuentro fundamentales e importantes al realizar un documental. Una de ellas es que no exista un guión inicial, porque creo que eso termina por matar al documental. Si tú tienes una idea preconcebida de algo es relativamente sencillo ir a buscarla, armarla y presentarla así. Entonces cuando no tienes un guión más bien entras a un proceso de deshacerte de tus creencias y eso te permite una búsqueda más profunda y más compleja, que es lo que busco se vea al final en la pantalla.

Lo segundo es que cuando me siento a editar todo el material de filmación, al introducir esta visión futurista es una reinterpretación que hago a estas imágenes años después, porque yo edito esto unos tres años después y la única manera de embonar algo, que era tan autobiográfico, era embarrar una reinterpretación, que es lo que se ve sobre la visión futurista de Arizona.

¿Cómo ha sido el recorrido por festivales de Muerte en Arizona?

Fíjate que conforme yo hago una nueva película a la gente menos le gustan y son menos populares las anteriores, me gustaría pensar que es porque las nuevas son películas más profundas y complejas. Por ejemplo, en la primera (De nadie) prácticamente te digiero toda la historia, te la presento y casi te digo qué debes sentir y pensar; En esta última tomo los ingredientes crudos, te los pongo en una tabla y te digo "tú cocínalo", lo cual me parece más interesante.

Al final de las proyecciones la cantidad de gente que se conmueve es muy pequeño y eso me parece algo interesante.

¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

Son dos, uno es un documental sobre la historia de un hombre que vive en la península de Yucatán, y que él cree que tiene 500 años de edad, pues él cuenta que durante la Conquista española llegó en un naufragio y un grupo de mayas lo vuelve esclavo. Años después durante la invasión él pelea del lado maya y éstos le otorgan una serie de saberes que le han permitido vivir todos estos años. Entonces la propuesta es dar una relectura a la cultura maya a partir de la locura de éste hombre.

El segundo proyecto es sobre mis hijos, a los cuales no había grabado, pero este año los grabé durante un mes y la idea es darle forma a un cuento que ellos tienen, de que se comieron a los padres y ellos viven solos, entonces me gustaría grabarlos durante los próximos 20 años bajo esa premisa.