ENTREVISTA | POR KAREN JULIBETH

Luis Felipe Fabre Escritor / Poeta

El poeta mexicano, amante del Día de Muertos y del Halloween por igual, acaba de publicar Poemas de terror y de misterio, editado por Almadía. 

La terrorífica poesía de Luis Felipe Fabre

México

Si Luis Felipe Fabre fuera monstruo sería un sátiro, pero le gustaría ser un vampiro. A Fabre le encanta el Día de Muertos. De niño insistía para que en casa se pusiera ofrenda. Ahora se le antoja montar una dedicada al poeta francés Arthur Rimbaud.

Pero a Fabre también le gusta el Halloween. Dice que las dos celebraciones no son excluyentes, son en días distintos y cada una tiene su propio ambiente. "Y dos pretextos para fiestas, entonces genial. Si me gusta toda la cultura cinematográfica gringa pop de terror, cómo no me va a gustar el Halloween", dice.

Pero el cine no es sólo un gusto, es una vocación perdida. A veces se pregunta: "¿por qué me dediqué a la poesía?, a lo mejor tenía talento para el cine... ¿Qué se me perdió?". Pero como poeta no pierde el tiempo y encauza esa vocación en Poemas de terror y de misterio (Editorial Almadía), publicado justo a tiempo para festejar a la muerte.

Los poemas de Fabre en Poemas de terror... son escenas de una película de terror, de suspenso tipo Hitchcock, de cintas del género policiaco, del género thriller y hasta gore. La estética del poemario es evidentemente cinematográfica, pareciera que los poemas "son secuencias o pedazos de una película no filmada". Son fotogramas, stills, dice el poeta de 39 años de edad.

"Si me gusta toda la cultura cinematográfica gringa pop de terror, cómo no me va a gustar el Halloween"


"Es un best seller con autoboicot porque está en verso. Hay mucha narrativa, "son poemas que están fuera del poema". Fabre también los ve como un comentario cultural o literario, lo que circunda o acota al poema.

"Generalmente cuando hablamos de poesía la gente espera una poesía lírica, esa poesía de un yo profundo expresándose. Esto es una poesía más narrativa, hay muchas estrategias importadas del mundo de la narrativa, incluso de los best seller", dijo.

El libro comienza con dos trailers sobre dos películas, una las mujeres vampiro titulada Las chicas han vuelto, y la otra, El Desdichado, es una trágica historia de amor protagonizada por Helena Bonham, Julianne Moore, Glenn Close y Johnny Deep.

¿QUÉ MONSTRUO ES SOR JUANA?

No es la primera vez que Luis Felipe Fabre incluye a Sor Juana Inés de la Cruz en sus poemas, de hecho le debe mucho, como por ejemplo en Los villancicos del Santo Niño de las Quemadura, incluido en su libro La sodomía en la Nueva España (2010). En el caso de Poemas de terror... hace tres 'mashups' que son una especie de poemas creados a partir de versos de Sor Juana.

Fabre llegó a Sor Juana por el simple hecho de haber nacido en México, como todos los mexicanos, la vio desde chico en el dinero, en la televisión. Quizá el primer poema que leyó fue en algún libro de texto de la primaria, no recuerda. Lo que más le gusta, además de Primero sueño, son los villancicos a San Pedro, los poemas de ocasión, los sonetos amorosos, "y también los de humor, los jocosos, una monja rimando con caca, me encanta", dijo.

Nunca ha dejado de asombrarle, "es realmente un monstruo de la poesía", dijo. Es una esfinge, dice en oposición a lo declarado por los sorjuanistas, quienes aseguran que es una fénix.

Fabre se declara fan de los sorjuanistas. Para ser nombrado sorjuanista hay que tener una tesis de maestría sobre Juana Inés de Asbaje "y decir que haces una tesis doctoral sobre ella... Estar en congresos y esas cosas", explica.

"¿Qué tipo de monstruo es el que formula enigmas?, ¿qué tipo de monstruo cuyo poder radica en el lenguaje? Sor Juana, si es un monstruo, tendría que ser una esfinge..."


Los sorjuanistas dicen que Sor Juana es un una fénix, pero él está seguro de que es una esfinge que se comerá a todos los sorjuanistas del planeta, a los mismos que la ven como el ave mitológica que resurge de las cenizas.

Sor Juana y otros monstruos es un poema ("ponencia en verso", reza el subtítulo) sobre los dimes y diretes de los especialistas, letrados que se organizan entre ellos para debatir y discrepar sobre la vida y obra de la poeta del siglo XVII, y principalmente de la naturaleza de su relación con la Marquesa de Paredes. Relación ambigua donde evidentemente había amor, "de esas cosas que van más allá de la admiración. La Marquesa trató de hacer cincuenta mil cosas por Sor Juana estando en España... Y Sor juana siguió escribiendo sobre ella. Me parece un tan profundo amor. Más allá, no sé qué haya pasado", dijo.

"¿Qué tipo de monstruo es el que formula enigmas?, ¿qué tipo de monstruo cuyo poder radica en el lenguaje? Sor Juana, si es un monstruo, tendría que ser una esfinge... Los sorjuanistas no han podido agotar el misterio, el enigma. Y cuando uno agota el enigma, la esfinge desaparece... Pero Sor juana está vivita y coleando. Y ¿qué hace una esfinge con los que no logran descifrar su enigma?, se los come", explicó Fabre. Así que un día todos los sorjuanistas serán devorados ("salvo Margo Glantz / porque andará de viaje y es eterna...", se lee) por el enigma que ellos mismos tratan de resolver.

En lo que se ponen de acuerdo, Fabre disfruta leer a varios sorjuanistas, entre sus preferidos están Antonio Alatorre y Margo Glantz, que es recurrente en el tema de la monstruosidad de Sor Juana.

70 MIL ZOMBIES INVADEN MÉXICO

A lo largo de las once secuencias del poema Notas en torno a la catástrofe zombi, se muestra cómo 70 mil seres putrefactos ("cadáveres caníbales, muertos insomnes, pústulas de lo desconocido", se lee) se apoderan de México.

Partes del cuerpo salen de la tierra, de alguna fosa clandestina del norte del país. ¿Y quién provocó todo esto?, es una pregunta que recorre el poema con final abierto. Fabre se mueve en la incertidumbre, no sabe si hay esperanza, pero se aferrar a la mínima posibilidad.

EL TERRORÍFICO MUNDO DEL ARTÍSTA

Pero además del terror y la violencia gráfica de algunos de los poemas-escena de Poemas de terror...", hay un recuento de "experiencias escalofriantes" del mundo artístico: las preferencias sexuales, la exposición de moda, el performance de novedad, "sus inclinaciones didácticas", etcétera.

Una dimensión no tan desconocida para el autor: "El ambiente cultural en el que me desenvuelvo me choca, me divierte. A lo mejor en el mundo de los contadores alguien te podría platicar de las mezquindades que hay, o en el mundo de los ortodoncistas... Pero, bueno, ese es el mundo donde me muevo y, finalmente, lo que hay son personas con sus grandezas y sus miserias", dijo.