• Regístrate
Estás leyendo: Teresa Salgueiro canta con niños mexiquenses
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 05:09 Hoy

Teresa Salgueiro canta con niños mexiquenses

La cantante portuguesa intercambió interpretaciones con la Banda Sinfónica Infantil y Juvenil de Santa María Tecuanulco.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

Emiliano Balerini

La cantante portuguesa Teresa Salgueiro visitó a los niños que integran la Banda Sinfónica Infantil y Juvenil de Santa María Tecuanulco, Texcoco, en el Estado de México. A las 15:30 horas descendió de una camioneta blanca con logotipos de la Secretaría de Cultura de la entidad y, acompañada por sus músicos —Rui Lobato, André Filipe Santos y Óscar Torres—, compartió dos horas con los pequeños.

Santa María Tecuanulco se encuentra a dos mil 600 metros de altura, en una zona montañosa de la entidad. Para llegar se debe tomar, desde el centro de Texcoco, la carretera libre a Tlaxcala, y después de unos 40 minutos de viaje desviarse al poblado.

La escuela Núcleo Musical tiene una población estudiantil de 127 alumnos. Todos pertenecen a la banda sinfónica. Según el director de la institución académica, José Pedro Arpide Flores, están por llegarles 50 jóvenes más de diferentes regiones del estado y hasta del Distrito Federal.

La banda pertenece al proyecto de Fomento Musical que creó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), en zonas de alta marginación y violencia, y que se inauguró en Chihuahua, como parte del programa Todos somos Chihuahua, que después se extendió a diferentes partes del país.

Sin embargo, al cuestionar a Arpide Flores sobre el futuro de los jóvenes al terminar tercero de secundaria, último nivel de estudios de esa escuela, comenta: "Me preocupa el futuro de estos niños y niñas, porque sabemos que en México, con todo respeto, no se le da impulso a la cultura musical. Entonces, la pregunta que me hago es: ¿qué va a pasar con ellos cuando se formen bien musicalmente? Me gustaría que cualquier gobierno, municipal, estatal o federal, becara a los alumnos más destacados".

Teresa Salgueiro, ex integrante del grupo Madredeus, fue recibida por los 25 jóvenes que en ese momento se encuentran en el salón de ensayos de la escuela Núcleo Musical, y que interpretan una melodía especialmente para ella. Después, la cantante saluda uno por uno a cada niño y dice estar muy emocionada por estar en un lugar así.

—Estoy contenta de estar aquí con ustedes. Vengo de muy lejos. No sabía lo que me esperaba cuando bajé de la camioneta.

Continua:

—¿Saben de dónde vengo?—, les pregunta.

Al escuchar murmullos, ella misma responde:

—De Portugal. ¿Saben dónde queda Portugal?—, les vuelve a cuestionar.

—En Europa. A lado de España—, responde tímidamente uno de los jóvenes flautistas.

Poco a poco los jovencitos toman confianza. Pronto se empieza a escuchar una misma solicitud: "¡Qué cante, qué cante, qué cante!".

Ella acepta.

Antes, les recuerda que la melodía que está por interpretar es sobre un castillo en una montaña, donde alguna vez habitó un rey:

—Esta es una canción tan sencilla, pero hay muchos sentimientos involucrados en ella. Los portugueses tenemos de un lado el mar y del otro España. Hemos tenido que enfrentarnos en su momento al desconocido mar. Esta canción es una ventana al mundo. Estar aquí es muy bonito. Espero que sigan tocando—, les dice.

Impresiona a los presentes con su voz.

Le piden que cante algo con sus músicos. Salgueiro acepta, con una sonrisa de por medio. Rui Lobato, André Filipe Santos y Óscar Torres emplean su cuerpo como percusión, mientras ella, a capela, deleita a los niños con una canción que habla de las mujeres que recogen las cosechas y le enseñan a sus hijas a hacerlo, transmitiendo la enseñanza de generación en generación.

Después inicia una sesión de preguntas y respuestas. Los niños toman la palabra:

—¿En qué persona o en qué relación amorosa te inspiras para cantar?—, le pregunta uno de los jóvenes.

—Una persona importante en mi vida es, seguramente, mi madre. Ella también cantaba, así que fue fundamental para mí—, contesta Salgueiro.

Una a una se suceden las preguntas. El encuentro concluye con un danzón dedicado a Teresa. Al interpretarlo, los niños mueven sus instrumentos de un lado a otro.

Orquesta Filarmónica de Berlín

Mayte Arias Herrera luce una sonrisa espectacular. Tiene 13 años. Desde hace tres está en la banda sinfónica. Aprendió a tocar el fagot con sus compañeros. Se encuentra feliz por la visita de la ex integrante de Madredeus.

—¿Qué te pareció el encuentro con Teresa Salgueiro?

—A mí me motivó más para aprender. La música es un arte maravilloso con la que se puede conocer varias cosas buenas. Tuve la oportunidad de conocer otro tipo de música. La verdad, lo que ella canta no lo conocía, aquí solo sabemos de la música clásica y banda.

—¿Después de esta clase pensarías en dedicarte profesionalmente a la música?

—Sí lo he pensado. Me gustaría dedicarme a la música al 100 por ciento: seguir con mi carrera, sacar mis estudios, porque la verdad me anima mucho esta profesión.

—¿Cuál es tu sueño?

—Pertenecer algún día a la Orquesta Filarmónica de Berlín.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.