Tercera calle

La ventana me permite ver la calle desierta, Dos de Abril es un hueco, un estado de ánino de la ciudad, un sentimiento tan destructivo como una bala expansiva. Nacimos el mismo día.
La "Bonita" heroína es: chiva.
La "Bonita" heroína es: chiva. (Ilustración: Luis M. Morales)

México

Una persona débil. El débil está exhausto, el débil está inmóvil, la debilidad es un estado del cuerpo. Inaceptable, triste. Me dejo caer en el sillón, un sillón color verde botella en piel, rasgado en algunos puntos estratégicos. Las cenizas encendidas encuentran la forma de arder en la piel, cavar bellas cicatrices, incendio. Busco entre los cajones, queda un poco. Preparo la jeringa, la cuerda, ¿dónde dejé la llama?, ¿dónde dejé el fuego?, el débil es un fantasma cuyo derecho a nacer le fue negado por la muerte. Segunda calle del Dos de Abril y tercera calle de Pensador Mexicano, la esquina desierta, salpicando la existencia de la muerte. Abro la ventana, una cornisa desierta. El número 34 de Pensador Mexicano está frente al número 33, un pequeño número impreso en azulejo blanco. Nada se mueve. Delirio. El deseo se enfrenta a la inmovilidad, “dedicó cuerpo y espíritu a la jeringa”, eso dirán, mientras lo dicen sonreirán. Yonqui no es lo mismo que yanqui. Junky no es igual a nadie, lo aprendí de cerca con G y con Al. No existe diferencia entre lo exterior y lo interior, yunk as a way of life, no es para mí. Al me dijo un día: “Me quedé impotente tres semanas y media por la heroína”, pensé: “Muy bien, es lo mejor que pudo pasarte, tu arma es enorme, sin amor alguno por nada o nadie”, drogas duras para drogas blandas. El ser humano es una droga blanda, escurridiza como su diarrea mental. Sepulturas y drogas duras, las barras de bar son sepulturas con asientos. En este asiento recargaste el hastío del armazón, el cuerpo se libera de la oscuridad, se estira, rescatar el cuerpo de la oscuridad, de la oscuridad de la mente. Dentro, fuera, existe. Hacía frío como hoy, nadie sabía quién eras, para doña Gloria eras “el señor de sombrero negro extraño, come arroz a la mexicana  sin tenedor, no habla español y cuando lo habla lo hace tan mal que nadie le entiende, mejor le ponemos otro trago enfrente, después de cinco tragos se mete al baño, sale como si no estuviera borracho”; suecos colgados de anfetaminas, americanos dopados con fluoxetina 20g excipiente cbp encerrada en una cápsula verde como los ojos de gatos en la oscuridad. Cocaína para la policía, las putas y los tipos aburridos. Tipos duros beben en la barra solos y no se meten cocaína en la nariz, no es elegante, los tipos duros son elegantes. Tú no lo eras, tan vulgar y sentimental. La vulgaridad es arrojo. Te elevaba por encima de los tipos duros que corrían cuando acercabas la verga cerca de aquellos cuerpos. Cuerpos vivos, temerosos de esa maravillosa vulgaridad.

Brunch con heroína, cafeína y morfina disuelta en la oscuridad, en la opaca mente.

Es difícil delinearte los ojos cuando estás en piedra, en Orion; para los italianos no hay división de drogas, no existen drogas duras o blandas, ambas penetran en el blando corazón de los hombres y mujeres y niños y ancianos y perros y gatos que ven morir a sus amos. Yondergroundjüngergroundyoungerground, en Holanda una niña de apenas cinco años repartía  drogas entre sus amiguitos, éxtasis cocaína heroína, el hermano se las daba envueltas en papel aluminio de colores, la maestra, una soplona como siempre y la madre arrestada, como nunca. Hoffman hohendorff holand holandês holandés des desholding  holding holerit hoffman jünguian junh junin junior júnior junk junki junot junqueir junt irrig, irrisor. Lixicool Lee lee un lee-vis ajustado; no hay camino, tenemos el auto en marcha a un mejor sitio que este GHB gamahidroxibutirato en gavetas oxidadas desde donde puede verse casi cualquier reino a caballo chino, heroin, colapso de venas, ketamina is kitty flipping que ya no consigues en la veterinaria ni en la farmacia veterinaria de los años 20. Valium para los gatos, para los ojos de los gatos, hoyo, hoyo kat le dicen cuando aterrizas ahí en el special K, vidrio y hielo, vidrio, no cristal. Cristal, nunca, porque se estrella en Speed meta no speed metal/el crac (k) se fuma, la blanca se ensucia. Rohipnol para olvidar y alcohol para ahogar el olvido. El reino holandés fue hecho a la medida de los junk para legalizar su miseria. Los Países Bajos son las no-zonas más no-densamente superpobladas del mundo, Hölland conocido por múltiples molinos de viento molido y recordado por narices dilatadas; bicicletas que van rodando en las diminutas calles. Tolerancia social, democracia parlamentaria, política liberal. Democracia  que desde tiempo atrás ha recibido atención tensión atención mundial ESPE-Sí (cí)-FI-CA-mente en el área de consumo de drogas-prostitución, eutanasia,  1904-17024 Königsberg Capital del ka-pital kantiano de kant. Mono, black-star, heroint, niebla, nieve, talco. Tigre que se inyecta en garras de aguja.

El cuerpo muerto. Desesperadamente intentas ponerte de pie, también lo intento. El cuerpo muerto, si te acercas, respira, se mueve. La ventana me permite ver la calle desierta, Dos de Abril es un hueco, un estado de ánino de la ciudad, un sentimiento tan destructivo como una bala expansiva. Nacimos el mismo día. La Bonita heroína es: chiva. Diablito para los iniciados para los que no quieren perder el control con agujas. Dejaste la cocaína, tragar pastillas o pasta café ámbar. No querías perder el control de la aguja. ¿Cómo se dice aguja en inglés?, ¿cómo?, niddle. Querías yage, abriste en la piel una llaga de yage que jamás cerró. Jerga de corazón o corazón de jerga. Ambos se exprimen y sirven para volver a limpiar. La ciudad: llaga sin sutura.

La droga desactiva el sexo, lo noquea encendiéndolo bestialmente sin ningún sentido, como una máquina, la droga desactiva el sexo/el alcohol lo hunde, la aguja le devuelve el origen salvaje, el momento único e irrepetible  en que por primera vez se hundió el metal en la carne y disparó sobre la carne con aguja y fue William Tell. William. Guillermo, tell, tell me ¿cómo? semi-autobiographical moment Willy? No existen armas a prueba de errores humanos, todas las armas son errores, algunos tardan en reconocerse más tarde que otros. Slobodan Milosevic falleció por infarto de corazón, rusos y holandeses por primera vez estuvieron de acuerdo en algo, tu mujer falleció por el injerto de tu dardo en el corazón que en ese momento estaba disfrazado de cabeza, apuntarle, dispara. Nadie te entendió, “Asesinato”, el periódico, ¡silencio! El dinero de tu familia, silencio, mucha pasta, silence and dinero money honey, plata monedas billetes y saliste de Mé-ji-co, avanzas buscando una maleta en la banda de equipaje, un agente de Migración pone el sello, recuerdas, los cuerpos que regresan de la guerra no están vivos, tienes la sensación, la banca de metal del callejón San Juan de Dios está sola, los objetos que ahí abandonaste se quedaron solos. La banca metálica, la jeringa, calle desierta, la cuerda está rota. Enciendo un poco más. Una bella cucharita. Cuerda, saliva, boca palpitante, papel aluminio, jeringa. En el pasado, una banca metálica con lluvia, estás sentado, en algún momento abandonas. Entras a la cantina, pides un trago triple, derramas la mitad, tambaleante, ausente, intentas levantarte. Estás muerto, pagas, sales. Te acompaña la sensación, desapareces como si liquidaras la cuenta de toda una tarde en La Reforma.

* Escritora. Autora de la novela "Señorita Vodka" (Tusquets).