“No me fui del país por falta de oportunidades”: Camarena

El tenor mexicano se presentará el domingo 7 de septiembre en el Palacio de Bellas Artes; será acompañado por Rebeca Olvera y Enrique Patrón de Rueda.
Participará en las conmemoraciones del 80 aniversario del recinto cultural.
Participará en las conmemoraciones del 80 aniversario del recinto cultural. (Javier García)

México

El tenor mexicano Javier Camarena se presentará el próximo 7 de septiembre en el Palacio de Bellas Artes, acompañado por la soprano Rebeca Olvera y con la dirección orquestal de Enrique Patrón de Rueda. Es una doble celebración: sus diez años de trayectoria y las ocho décadas de ese recinto cultural.

Es uno de los cantantes mexicanos con más prestigio en Europa; su partida hacia aquel continente se debió, dice, no a falta de oportunidades, sino para seguirse desarrollando.

Desde Salzburgo, Austria, donde participa en el festival de esa ciudad, el cantante dice que la situación violenta de México demuestra que las cosas no están bien en el país: "Desde mi trinchera en el arte, en el canto, quiero creer que la gente puede realizar otras cosas y que se puede vivir tranquilamente. Como bien lo he dicho en otras ocasiones, debemos hacer lo que nos toca a cada quien como mexicanos. Para transformar algo debemos empezar desde el ámbito personal. Lo que a mí me toca espero que sirva como aliciente para transformar el corazón de la gente que me escuche", dice en una breve conferencia telefónica.

Piensa que para que el país se desarrolle solo le hace falta "creer que somos una nación grande y valorar esa grandeza, dejar de quejarnos y de coartar a todo el mundo por las cosas que a veces nosotros mismos generamos y de las que tenemos la culpa. Siempre doy este ejemplo: la gente se queja de la corrupción, pero son esas mismas personas las que prefieren darle una mordida al policía de tránsito para evitarse pagar una multa. Debemos tener la conciencia de que un país es grande por su gente y por las obras que hacen esas personas. Creer eso es tener un compromiso como mexicanos de asumir lo que nos toca y realizarlo lo mejor posible".

Ganador del Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli en Bellas Artes (2004) y del premio Juan Oncinas en el Concurso Internacional de Canto Francisco Viñas, de Barcelona (2005), Camarena fue aceptado en 2006 en el International Opernstudio de la Opernhaus de Zúrich.

Hizo su debut oficial en el Palacio de Bellas Artes en 2004 con la ópera La hija del regimiento, de Caetano Donizetti, donde compartió el escenario con su amiga Rebeca Olvera, a quien define como la responsable de haber llegado a Zúrich, por lo que lo pone muy contento volver a compartir el escenario con ella.

Manteles largos

—¿Cómo será el festejo por su décimo aniversario como cantante?

—No solamente es un aniversario mío. Me acompañará Rebeca, que es una gran amiga y a quien yo le debo mucho. Con ella hicimos nuestro debut en el Palacio de Bellas Artes. Los dos celebraremos estos primeros diez años de carrera. Además, hace una década, igual que ahora, nos dirigió Enrique Patrón de Rueda, quien entonces celebraba 25 años de trayectoria, los que ahora llegan a 35. Estamos de manteles largos por todos lados.

—¿Cuál es su balance de estos primeros diez años de carrera?

—Han sido por demás fructíferos. Después del debut en Bellas Artes empecé a trabajar mucho en México. Por lo menos hice tres producciones más de ópera hasta que se me dio la oportunidad de ir a Zúrich, donde estuve poco porque ya iba bien preparado de México. Lo demás fue rápido. Desde mi debut, la vertiginosidad de mi carrera ha sido sorpresiva. Han sido siete años de mucho trabajo y estudio. Y los últimos tiempos, lo que ha ocurrido sobrepasa lo que me hubiera imaginado.

—¿Cuál es el repertorio para el 7 de septiembre?

—El programa está dividido en dos partes: en la primera habrá ópera, sobre todo piezas que estarán presentes en mi carrera los próximos cinco o seis años, como Rigoletto, de Verdi; en la segunda parte cantaremos zarzuela y música mexicana.

Camarena, quien ha compartido escenario con intérpretes como Cecilia Bartoli, Diana Damrau, Elina Garanca, Barbara Frittoli, María Bayo y Erwin Schrott, entre otros, se siente feliz con lo que le ha sucedió. Dice que ha habido buena repercusión de su trabajo artístico. Procura estar en la mejor forma para responder bien en cada actuación.

A pesar de que vive en el extranjero, dice que ha sido igualmente reconocido fuera que dentro de México: "No me fui del país por falta de oportunidades o porque no se me valorara; mi intención era seguirme desarrollando como intérprete y eso fue lo que encontré en Zúrich. Desde luego, hay plazas y lugares donde tener éxito tiene un eco mayor que en México, como son la Metropolitan Opera House, de Nueva York; la Ópera de Viena o el Festival de Salzburgo. Pero siempre he sentido el afecto de las autoridades y el público mexicano".

Papeles relevantes

-Tonio, de La hija del regimiento, de Gaetano Donizetti, representó su debut; volverá a serlo en noviembre, pero ahora en el Teatro Real de Madrid.

-El Conde Almaviva, de El barbero de Sevilla, de Gioachino Rossini, ha sido su carta de presentación en Europa.

-Próximamente interpretará Edgardo, de Lucía de Lammermoor, de Gaetano Donizetti.