Teatro del Presagio trae la realidad colombiana al FITCA

La compañía colombiana Teatro del Presagio escenificó su obra Negro, acerca de las consecuencias del narcotráfico en su país
La puesta en escena, estrenada en 2013 por la compañía colombiana Teatro del Presagio, fue presentada ayer en el marco del Festival Internacional Teatro Carmen.
La puesta en escena, estrenada en 2013 por la compañía colombiana Teatro del Presagio, fue presentada ayer en el marco del Festival Internacional Teatro Carmen. (Cortesía Festival Internacional de Teatro Carmen)

Campeche

"Uno ya no se muere; lo matan, que es distinto": es una de las frases de la obra de teatro Negro y que define su esencia. El argumento se desprende de un hecho real que muestra la pobreza, la muerte, el secuestro y el amarillismo en los medios de comunicación como las consecuencias que en Colombia han dejado el narcotráfico, la guerrilla y los paramilitares.

La puesta en escena, estrenada en 2013 por la compañía colombiana Teatro del Presagio, fue presentada ayer en el marco del Festival Internacional Teatro Carmen (FITCA), en Ciudad del Carmen, Campeche.

En entrevista con MILENIO, Diego Montoya, director de la agrupación, explicó que desde que ésta se integró en 2005, se han interesado en hacer teatro que proponga una reflexión sobre los fenómenos políticos y sociales que han sucedido durante el siglo XX en Colombia.

"Casi siempre se habla de los últimos cincuenta o sesenta años, pero en realidad Colombia no ha tenido sino días de paz en los siglos que tiene de existencia. Cada obra que hacemos asume esa realidad con estética, con una mirada y un perfil distinto. Es muy interesante mostrarla aquí porque, de alguna manera, desde hace unos años México ha empezado a vivir fenómenos muy cercanos a los nuestros".

No ha sido fácil pues "no deja de ser casi una quijotada atreverse a llevar esta profesión con dignidad. Aunque vivimos en Cali, una de las ciudades más grandes del país, justamente es la más renuente a apoyar el trabajo que hacemos. Quizá hay más apoyo en Bogotá o Medellín, pero en Cali es complicado".

Sin embargo, agregó, "empezamos muy convencidos de la pertinencia de hablar desde el arte, de la realidad colombiana, y hemos logrado sobrellevar esas dificultades y avanzar al punto de que Teatro del Presagio se ha convertido, quizá, en el referente más importante del teatro del suroccidente colombiano, a pesar de ser una compañía tan joven".

Formación de públicos

La compañía está integrada por Ingrid Osorio, Alejandro Monsalve, Gonzalo Basto, Edwin Taborda y Camilo Villamarín, cinco jóvenes que, además de hacer teatro experimental contemporáneo con temáticas de reflexión social, hacen también teatro para niños, en el que intercalan otras disciplinas artísticas como la danza y la música.

"Es un trabajo de formación de públicos muy importante, porque es la única manera de garantizar que los niños se conviertan en espectadores críticos en el futuro, con un pensamiento complejo y que consuman cultura", destacó el también dramaturgo.

Después de once años de escenificar un repertorio de 26 obras en espacios alternativos como bodegas y salas de otras agrupaciones, hace dos años Teatro del Presagio logró tener su propio teatro, que es un espacio cultural en donde se presentan propuestas de danza, música, teatro, poesía y cine de nuevos artistas. "Consideramos que en una ciudad joven en materia cultural y artística como la nuestra, es necesario abrir más espacios y apoyar talentos emergentes", dijo Montoya.