Un teatro

Este es un espacio abierto a las artes escénicas experimentales, sean de recién egresados o de gente probada del teatro, la danza y las expresiones multidisciplinarias.
Una alternativa escénica.
Una alternativa escénica. (Especial)

México

Como parte de la tetralogía Cadáver estacional, que ha emprendido un grupo de dramaturgos, directores y actores en torno a las cuatro estaciones del año, hoy se estrena a las 20:30 horas la obra Circo confesional para fenómenos anónimos. En este caso la escritura estuvo a cargo de Ximena Escalante, la dirección es de Martín Acosta y cuenta con las actuaciones de Ana Beatriz Martínez, Gabriela Guraieb y Gonzalo Guzmán. Esto ocurrirá en un espacio relativamente nuevo. En mayo pasado Un Teatro, Alternativa Escénica cumplió un año de existencia en el corazón de la colonia Condesa, en el número 46 de la calle Nuevo León. Esta labor, que comanda la bailarina y coreógrafa Jessica Sandoval, es uno más de los esfuerzos civiles por dotar a esta ciudad de escenarios que generen la convivencia social al tiempo que abran posibilidades de trabajo a los gremios del teatro y la danza, principalmente.

Me acerco a la hora de la comida a Un Teatro, Alternativa Escénica, y encuentro a su directora en medio de arreglos de baño, elaboración de cheques, atención de proveedores y atención de llamadas telefónicas. Lleva varios años soñando con su espacio escénico, al que llama “privado” porque sabe que el término “independiente” es una moneda gastada y paradójica. Corre, sube, baja, se angustia, no duerme, se le agotan las energías pero sonríe… Es un sueño hecho realidad. Un Teatro, Alternativa Escénica “nace por el gusto de compartir un espacio con compañeros de la escena y con el público. Hay un espacio para residencias artísticas, una pequeña galería, una cafetería, salones para talleres, una tienda de disfraces y ropa para niños. Este es un espacio abierto a las artes escénicas experimentales, sean de recién egresados o de gente probada del teatro, la danza y las expresiones multidisciplinarias. Quiere ser un lugar de diálogo y de convivencia”.

“Es un espacio privado porque busca generar los ingresos que le permitan su manutención”, apunta Sandoval. Agrega: “Por supuesto, requiere del apoyo de instituciones públicas y de patrocinios privados, y por eso me resisto a llamarlo ‘independiente’. El acompañamiento de ambos, más los ingresos propios, son la única posibilidad de los espacios alternativos en este país. No pueden subsistir de otra manera y se debería entender que damos un servicio público importantísimo. Este país necesita más teatros y centros culturales civiles que no incrementen burocracia y toquen a la sociedad con experiencias artísticas que nos ayuden a vivir mejor”.

En www.unteatro.com.mx se puede consultar la cartelera.