Cabaret Misterio: 14 años de seducir a niños y adultos

Andrés Carreño, fundador y director de la compañía, dijo a MILENIO que su celebración incluirá dos ciclos: uno para adultos y otro para niños.

Ciudad de México

“Durante 14  años  he podido afinar lo que es mi discurso y lo que son mis líneas de trabajo. Soy pionero en el trabajo de cabaret  para niños y trabajo de manera continua. Ahora sostengo que  el cabaret es una especialización  y el teatro para niños es otro, pero se conjuntan”, dijo a MILENIO el dramaturgo y guionista Andrés Carreño, fundador y director de Cabaret Misterio.

TE RECOMENDAMOS: La Bohème de Puccini regresa a Bellas Artes

Esta compañía celebrará sus 14 años los días 29 y 30 de octubre en el Foro A Poco No  a las 13:00, con la obra Los vampiros vegetarianos, en la cual muestran los elementos que la han llevado a consolidarse como pionera en el teatro cabaret para niños y adultos.

Recientemente, Carreño recibió mención honorífica en el Festival de Teatro Clásico en Almagro, España,  por la puesta en escena ¿Qué con Quique V?. “Hice una adaptación de Enrique V, de Shakespeare,  basándome un cuento para niños sobre el mismo personaje. Y trata que al final el niño que logra conquistar al país, le dice a la niña, hija del rey, que se casen; ella le dice que no, y él responde que eso es una costumbre. También el cabaret permite romper con estigmas sociales y dar otro giro contextual”, comentó.

—¿Cuándo apareció la necesidad de crear cabaret?

Todo inició cuando estudie danza en la Escuela Nacional de Danza Contemporánea del INBA; desde ahí tenía la inquietud de estudiar teatro y comencé hacer audiciones.

Luego entré a la escuela de teatro, y en el segundo año de la carrera empecé a montar cosas: primero hice  cabaret  con una  pastorela que escribió  Jesusa Rodríguez, que se llama Soy niña, junto con Roberto Cabral y  Manuel  Espinoza, solo por decir algunos.

Después, monté una obra que se llama Eugenia pregunta.  Fue cuando empecé a preguntarme qué quería hacer y para qué. Así que poco a poco todo se fue conformando para entrar más de lleno al cabaret, y decidí hacer algo  para niños, por lo que surgió ¿En dónde está el misterio?

—¿Cómo será la celebración de los 14 años de la compañía?

Este festejo incluye dos ciclos; uno es puro cabaret para  adultos, que se llama Surtido rico y otro que se llama Tuti Frutti,  que es para niños. El ciclo termina con una función de gala en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris el próximo 10 de diciembre a las 19:00,  con el espectáculo Pachanga, pa’chango y pa´ti, en el que participan colaboradores e  invitados especiales como Fernanda Tapia y Pedro Kóminik.

Debo mencionar que mi compañía es un lugar en el cual las personas llegan  con invitación. En realidad el  único elenco estable soy yo porque no tengo los recursos para  poder mantener a  todos los que trabajaron en él.

Pero durante todo el recorrido en estos 14  años  he podido afinar lo que es mi discurso  y lo que son mis líneas de trabajo. Lo primero sería que soy pionero en el trabajo de cabaret para niños, lo hago de manera continua y constante. Sostengo que  el cabaret es una especialización  y el teatro para niños es otra, pero luego se conjuntan. He trabajado mucho en programas como Alas y Raíces  y en infinidad  de proyectos.

El trabajo para niños está menos valorado desde las instituciones. Ahora tengo un punto de vista distinto: trabajar con niños es estudiar psicología, filosofía, el trabajo con personas que se especializan en ellos.

—¿Cuáles son los temas que caracterizan su trabajo?

El cabaret hecho para niños. El trabajo de teatro que hago incluye una visión de género, alejada del sexismo, del machismo, del feminismo, de racismo, que tiene  que ver con lo que les  preocupa y cuáles son los problemas  de la comunidad más allá de lo que lo que les enseña  la ecología y de lavarse los dientes. Tomó en cuenta lo que les preocupa en el  desarrollo de la ciudadanía, cómo desarrollar el cuestionarte y cuáles son los derechos de los niños.

Existen conflictos muy fuertes, como la clase política que no atiende los problemas verdaderos. No se preocupa realmente en ellos. Ahora en el país tenemos problemas de orfandad terribles: hay huérfanos que son ‘daños colaterales’ de la guerra contra el narcotráfico. Hay niños que pierden un  familiar por un conflicto de  tráfico de drogas. Y esa es la sociedad que tiene este país, por eso   hay que reestructurar todo este tejido social.

 —¿Qué fuentes  tuvieron influencia en su línea de trabajo?

Mucho tiene que ver con lo nacional porque el cabaret es trabajar con lo inmediato y con lo cercano. Ahora con lo internacional nos ayuda  comparar que el trabajo en otros países  que van en crecimiento a comparación del nuestro.

“Por lo regular cada año realizó un cabaret de niños y otro para adultos. El trabajo para adultos es mas en cuestión con la identidad sexual, con la temática gay: ¿qué conforma la identidad sexual?, ¿qué es estar en el clóset? Es la temática a la que más me he dedicado, en temas con la equidad de género e identidad sexual.

 —¿Cuál es tu papel en este proyecto?

Creo que sería como un marinero que va en una barca y que a veces  se enfrenta a tormentas y la corriente va a su favor, y que hay momentos en los que hay días nublados y con lluvias, y hay momentos en los que sale y el agua es maravillosa.

Intento llegar a buen puerto, que para mí es lograr un espectáculo que divierta  a la gente. Me parece  que lo primordial del reto es ayudarnos a llevar a otro espacio la realidad. Para mí no basta con retratar la realidad sino cambiarla y ponerle un granito de arena para ayudas a los demás.

Foro A Poco No está en República de Cuba 49, Centro Histórico.