Necesario profesionalizar la dirección teatral

Estudios formales de actuación es lo que se requiere en Coahuila y el resto de los estados, resaltó la especialista en Dirección Escénica Isabel Cristina Flores.
Isabel Cristina Flores estudió dirección teatral en Rusia.
Isabel Cristina Flores estudió dirección teatral en Rusia. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Isabel Cristina Flores, doctora en Dirección Escénica por la Academia Rusa de Arte Teatral e integrante del Sistema Nacional de Creadores, aseveró que la labor teatral debe profesionalizarse, principalmente en el área de la dirección.

La docente y fundadora de la Licenciatura en Artes Dramáticas de la Benemérita Universidad

Autónoma de Puebla, consideró que en esta región hay un amplio interés, por ello Coahuila, como todas las entidades del país, debe contar con un centro de las artes.

Para eso, indicó que debe haber personas que no solamente tengan conocimientos de teatro y  que sean pedagogos.

La profesora acudió a Torreón como parte de un programa que mantienen Conaculta y la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC).

¿Por qué acude a la región a impartir el curso?

Me dijeron que había mucho interés y acepté venir porque me parece que en este momento la dirección escénica es el punto a atacar teatralmente hablando.

“Necesitamos no solamente una planta docente preparada, sino pedagogos que puedan transmitir el conocimiento”

Tenemos un descuido en esa área, ya que se han formado actores por más de 60 años y no directores.

Los directores surgieron como el actor experimentado o el dramaturgo que quiere dirigir, pues todavía no hemos instituido la formación del director a nivel profesional, aunque existe una maestría y la imparte el Instituto Nacional de Bellas Artes.

¿Cuál debe ser el proceso de formación para un director?

Necesitamos primero reconocer que la dirección escénica es una profesión y que si bien tiene muchos aspectos en común con la actuación es un área distinta que tiene puntos de divergencia completa, es decir, debe de tener toda la visión del espectáculo.

Esto es un principio que postuló María Knébel y que consiste en conectar todos los puntos que participan en el proceso de una puesta en escena en una totalidad.

El objetivo es entrenarnos en el trabajo del director que son distintas, ya que el actor está viendo de manera individual la obra a través del personaje de la historia y el director tiene que conjugar en un ensamble todo el esfuerzo de los actores.

Se ha hablado mucho de la apertura de una Facultad de  Artes Escénicas en la región y usted participó en el proceso de fundación de una licenciatura en Puebla, ¿qué se necesitaría para concretar algo aquí?

Tendría que reunirse una planta docente capacitada para llevar adelante la licenciatura.

Mi maestra, María Knébel, inició con los postulados de la dirección escénica moderna en la entonces Unión Soviética y planteó la pedagogía teatral como el eje para la formación.

Necesitamos no solamente una planta docente preparada, sino pedagogos que puedan transmitir el conocimiento.

El proceso de enseñanza en teatro es bastante distinto a dar una clase en otro tipo de escuelas y facultades, pues los grupos son pequeños y la atención es individualizada. Ante eso, tanto docentes y alumnos se nutren unos a otros.

¿Cómo se dio en Puebla?

El movimiento teatral no lo pedía directamente, pero había una necesidad latente de formarse y la Universidad empezó a escuchar a las personas que empezaron a mover la idea de que ya no se podía continuar con un taller de teatro o hacer dos obras por año.

Tampoco depender del centro del país, ya que Puebla contaba con todas las condiciones en  donde hay arte en cada esquina y los artistas no se estaban formando. Fue en 1997 cuando se aprobó el plan de estudios.

Actualmente sé que en el país existen entre 18 y 20 escuelas de esa clase, por lo que hay  muchos egresados.

En varias carreras sucede que egresan varios jóvenes sin aportar mucho a su profesión, ¿en el caso del teatro es igual o hay propuestas interesantes de los pasantes?

Existe desempleo no porque el actor no sea necesario, sino porque las fuentes de empleo todavía no se desarrollan

Pienso que el arte debe enseñarse con rigor y habrá flaquezas como en todas las carreras.

Quizá se ve más en el teatro porque el número de egresados son pocos, aunque creo que esto se va fortaleciendo y tendrán que surgir personas con mucho talento y artistas con una visión importante del acto interpretativo y de cómo resolver las exigencias del público.

¿Qué pide el público?

Tenemos un público informado por la televisión y el cine. Debemos plantear opciones que superen las expectativas de un Reality Show y nuestras televisoras.

Y para eso nuestros artistas egresados tienen que estar formados con disciplina, conocimiento profundo y calidad de explotadores.

¿Se están cumpliendo con las exigencias?

Hay muchos creadores en el campo teatral que están haciendo cosas por demás interesantes.

Antes había uno o dos en cada ciudad del país y ahora vemos entre 30 y 50 creadores. Algo va surgir de ahí porque es un ejército de actores.