México vive un “pequeño Siglo de Oro en teatro”

Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, ganador del Premio Nacional de Dramaturgia ‘Juan Ruíz de Alarcón’, reconoció a los jóvenes dramaturgos quienes buscan nuevos públicos para el teatro.
Gutiérrez Ortíz se une a Vicente Leñero, José Agustín, Elena Garro y Hugo Hiriart, como uno de los escritores galardonados con el premio 'Juan Ruíz de Alarcón'.
Gutiérrez Ortíz se une a Vicente Leñero, José Agustín, Elena Garro y Hugo Hiriart, como uno de los escritores galardonados con el premio 'Juan Ruíz de Alarcón'. (Universidad Veracruzana)

Taxco

El quehacer teatral vive hoy en México uno de los mejores momentos de su historia, una especie de “pequeño Siglo de Oro”, por la cantidad de buenos jóvenes dramaturgos que están haciendo un excelente trabajo. Tantas buenas voces hay, que a veces es difícil diferenciarlas, aseguró el maestro Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio.

Entrevistado por Notimex minutos antes de recibir la víspera el Premio Nacional de Dramaturgia “Juan Ruiz de Alarcón”, en el marco del inicio de la XXVII edición de las Jornadas Alarconianas, en esta ciudad, Gutiérrez Ortiz Monasterio (Guadalajara, 1968) ponderó el desempeño de esa fresca generación de dramaturgos, quienes están llevando nuevos públicos a los teatros.

“Ellos no recurren a los grandes presupuestos de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) sólo para tener teatros vacíos; trabajan en toda la República Mexicana, con pequeñas compañías independientes, y con ello, lo mismo recuperan espectadores que habían dejado de ver obras, que conquistan otros nuevos. Y eso es lo más importante: Hoy, tenemos más gente que asiste a los teatros”.

Ahora, dijo, “llevamos a la gente al teatro para hacer lo que nos gusta, ponerle la cara a la comunidad con temas que nos interesan y le interesa a la sociedad, que es lo más importante”, y en ese sentido, informó que en estos días trabaja diversos proyectos de tipo escénico, “entre ellos, uno con el que la Universidad Veracruzana celebrará su aniversario número 70, cuyo tema son los Estridentistas”.

El premio, que consistente en un diploma y 500 mil pesos mexicanos, “me hace sentir honrado, porque seguramente es el más importante que recibiré en toda mi vida, pero me honra más que sea en Taxco, Guerrero, donde de hace algunos años a la fecha, jóvenes dramaturgos, directores y actores han estado reanimando el quehacer teatral con gran dignidad”, subrayó el entrevistado.

Expresó: Reconozco a esos creadores escénicos que “trabajan como siempre, contra viento y marea”. Tras esas palabras y a fin de rendir homenaje a todos esos teatreros guerrerenses, Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio dejó en su memoria dos nombres que ahora están haciendo mucho por el teatro de la entidad, Iris García, dramaturga y narradora, y Gabriel Brito, promotor teatral.

“Les dejo esos dos nombres en su memoria porque seguramente, en pocos años, ellos brillarán tanto que serán homenajeados como yo ahora, y más aún, prestarán sus nombres a nuevos premios que habrán de recibir futuras generaciones de dramaturgos y narradores, directores escénicos y actores, porque están haciendo grandes cosas por el teatro y las artes escénicas en general”, añadió.

El dramaturgo jalisciense recibió el pergamino y el cheque de manos de la coordinadora nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Stasia de la Garza, quien dijo a Notimex que el Premio se entrega en el marco de las XXVII Jornadas Alarconianas, que se llevan a cabo en esta ciudad hasta el próximo 31 de mayo; encuentro que hace de Taxco “un teatro de plata”.

“Se trata de un Premio más que merecido por Gutiérrez Ortiz Monasterio, por su obra y trayectoria rica, transgresora y provocadora que ha hecho escuela. Con esto, Luis Enrique se suma a la lista de ganadores de este Premio creado en 1988 junto con las primeras Jornadas Alarconianas”, expuso.

Este Premio destaca a aquellos dramaturgos, abundó la funcionaria cultural, “cuya trayectoria ha contribuido a enaltecer el teatro mexicano, y puede ser considerado el galardón más importante en México dentro de este género y ha sido otorgado a figuras como Sergio Magaña (1988), Rafael Solana (1991), Vicente Leñero (1992), José Agustín (1993), Elena garro (1994), Hugo Hiriart (1999), Víctor Hugo Razcón Banda (2001) y otros más”.