• Regístrate
Estás leyendo: ¿Te asquean los malos olores? Quizá votarías por un dictador
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 14:00 Hoy

¿Te asquean los malos olores? Quizá votarías por un dictador

Un estudio de la Universidad de Estocolmo encontró una fuerte relación entre el impacto que causan los olores corporales y las preferencias políticas.

Publicidad
Publicidad

DPA

Las personas que fácilmente se sienten asqueadas por los olores corporales también se sienten atraídas por los líderes políticos autoritarios, según concluye una encuesta.

El estudio muestra una fuerte conexión entre el apoyo a una sociedad dirigida por un líder despótico y ser sensible a los olores corporales como el sudor o la orina, que puede provenir de un instinto muy arraigado para evitar enfermedades infecciosas.

TE RECOMENDAMOS: ¿Por qué se celebra hoy el Día para la Cero Discriminación?

"Hubo una conexión sólida entre el asco por los olores y su deseo de tener un líder similar a un dictador que pueda suprimir los movimientos radicales de protesta y garantizar que los diferentes grupos 'permanezcan en su lugar'; ese tipo de sociedad reduce el contacto entre los diferentes grupos y, en teoría, disminuye la posibilidad de enfermarse", dice uno de los autores del trabajo, Jonas Olofsson, que investiga el aroma y la psicología en la Universidad de Estocolmo, en Suecia.

El asco es una emoción básica que nos ayuda a sobrevivir. Cuando la gente está asqueada, arruga la nariz y entrecierra los ojos, básicamente disminuyendo su percepción sensorial del mundo. En esencia, el desagrado es una protección contra las cosas que son peligrosas e infecciosas.

Los investigadores tenían una teoría de que habría una conexión entre los sentimientos de disgusto y cómo una persona desearía que la sociedad se organizara. Los científicos pensaron que las personas con un fuerte instinto para distanciarse de los olores desagradables también apostarían por una sociedad donde los diferentes grupos se mantuvieran separados.

TE RECOMENDAMOS: Detectan señales de las primeras estrellas del universo.

Los resultados del análisis podrían interpretarse como una sugerencia de que las opiniones políticas autoritarias son innatas y difíciles de cambiar. Sin embargo, Jonas Olofsson cree que se pueden cambiar incluso si están profundamente asentadas.

"La investigación ha demostrado que las creencias pueden cambiar; si el contacto se crea entre grupos, los autoritarios pueden cambiar. No está tallado en piedra. Todo lo contrario, se pueden actualizar las creencias cuando aprendemos cosas nuevas", concluye.


FM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.