• Regístrate
Estás leyendo: Tan corto el amor
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 15:00 Hoy

Tan corto el amor

Hombre de celuloide


Publicidad
Publicidad

La imagen de Amante por un día recuerda a la Nueva Ola. Primero que nada por el guionista, Jean-Claude Carrière, quien, por cierto, trabajó con Buñuel. Pero no me refiero a la Nueva Ola que suele recalentarse en México sino a la real, la que tuvo lugar en Francia en torno a la década de 1950 y que fundó Bazin. Esa que inspiró al primer Woody Allen y cuya influencia vemos aquí: Gilles es profesor de filosofía, se ha ligado a su alumna Arianne, que parece tan en contra del #MeToo que se dedica a dejarse seducir por todos, especialmente si son guapos y alumnos de su pareja. La película comienza cuando Jeanne, hija del profesor de marras, abandona el departamento que tenía con su novio y se va a vivir con su papá. Es así que terminan viviendo, en un banlieu, la chica liberada (Arianne), el coqueto cincuentón y la hija medio histérica, medio conservadora y medio despeinada que por una parte juzga a la amante de su padre y por el otro se deja consolar por ella. Aunque la película es bastante buena, deja desatados temas que valdría la pena haber explotado. ¿Acaso Jeanne está queriendo boicotear la relación de su padre? Los autores hablan de infidelidad pero no concluyen nada en ningún sentido. ¿Es Arianne representante de esos millennials que están hartos del libertinaje a-gogó de sus predecesores? Es interesante notar que las ideas románticas de Arianne contrastan mucho con las de Jeanne a pesar de que tienen casi la misma edad. La primera cree en el amor dieciochesco, la segunda consigue dinero posando en revistas porno. A la mitad de las dos está el macho francés, un hombre más bien atontado y que sabemos que es filósofo solo porque responde a una pregunta con ironía: ¿crees que estoy gorda?, dice la mujer fatal. Él responde: “ya vente a la cama, narcisista”. Con todo y la ambigüedad (los autores dirán que es un retrato de la vida real), Amante por un día es muy hermosa. Y aunque también es cierto que hemos visto esta historia de amor mil y una veces, también lo es que siempre es bonito ir al cine a recordar que a veces del amor podemos decir que nos arranca la piel, como afirma Jeanne, o que induce a vivir la paradoja de decir: nunca me ha dolido tanto y sin embargo nunca fui tan feliz.

Amante por un día (L’amant d’un jour). Dirección: Philippe Garrel. Guión: Jean-Claude Carrière, Caroline Deruas-Garrel, Philippe Garrel. Con Eric Caravaca, Esther Garrel, Louise Chevillotte. Francia, 2017.

@fernandovzamora


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.