Taller de Composición para Flauta y Electrónica plantea nuevo esquema

Participarán los autores Enrique Mendoza, Javier Álvarez y Rodrigo Sigal, entre otros.
El músico toca desde el piccolo hasta una flauta llamada subcontrabajo.
El músico toca desde el piccolo hasta una flauta llamada subcontrabajo. (Especial)

México

Entre los impulsores de la nueva música en México figura el flautista Alejandro Escuer, tanto a través de su trabajo solista, como al frente del Onix Ensamble. El próximo año colaborará con el Núcleo Integral de Composición (NICO) en un Taller de Composición para Flauta y Electrónica, que desembocará en la edición de un disco y un concierto con las obras concebidas en el taller.

Este novedoso esquema se inició con un Diplomado de Composición para Cine, Teatro y Danza. Luego vino un Curso de Composición para Cuarteto de Cuerdas, cuyas obras compuestas en clase fueron grabadas por el Cuarteto Latinoamericano en el disco Tetraktys (Urtext, 2014) y presentadas en concierto en la Sala Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes en septiembre.

Luego del Taller de Composición para Percusiones, iniciado en septiembre y en el que participa el ensamble de percusiones Tambuco, se impartirá el Taller de Composición para Flauta y Electrónica, que iniciará el 15 de enero. Enrico Chapela, director de Nico, explica que "el taller está diseñado para Alejandro Escuer y sus múltiples flautas, pues maneja desde el piccolo hasta una flauta llamada subcontrabajo, que es una refinería de un metro cúbico de pvc, que suena como contrabajo. La idea es que se compongan obras para flauta con electrónica, que ésta interactúe con el instrumento en tiempo real."

Los estudiantes interesados en incorporarse al taller, explica el director del NICO, deben "tener cierta formación como compositores, de preferencia haber terminado alguna de las licenciaturas que la ofrecen o estar en vías de hacerlo. Cuando son buenos músicos no es complicado asesorarlos para que escriban sus primeras obras. Teniendo una buena formación están capacitados para componer una buena obra".

Chapela explica que su interés no es impulsar una estética sonora en particular, pues no pretenden hacer de los estudiantes clones de cierto lenguaje. "Al contrario, queremos ayudar a los estudiantes a encontrar su propia voz, su propio lenguaje. Claro, en mi caso, les comparto técnicas de composición. En plan de broma les digo: les enseño a usar los electrodomésticos que yo he utilizado, pero no puedo decir qué hacer con ellos. En el disco Tetraktys la diferencia de la que hablo es muy evidente: cada pieza es en un lenguaje distinto."

El compositor explica que los talleres son pragmáticos, pues se busca "generar un concierto con nueva música que sea a atractivo, con un disco que suene bien y que la gente aplauda al final. No se trata de una validación teórica, sino de la validación del público en el concierto y al momento de escuchar el disco."

El taller incluye la impartición de clases de composición a cargo de Enrique Mendoza. La programación en computadora será impartida por Esteban Chapela y matemúsica por Enrico Chapela. Las asesorías de escritura para flauta serán de Alejandro Escuer y habrá clases magistrales de los compositores Javier Álvarez, Rodrigo Sigal y Felipe Pérez Santiago.

Enrico Chapela asegura que México es un país que apoya mucho a sus compositores a través de diversos programas. México, indica, "es hoy por hoy una potencia internacional en la composición. Y eso lo dicen los propios compañeros latinoamericanos con los que he tenido contacto. Muchos de nuestros compositores viven en Estados Unidos y Europa, y son maestros en escuelas como Juilliard o el Conservatorio de Milán. Es vital que haya apoyo para los compositores, la cultura es algo que nos puede salvar del momento espantoso en que vivimos".