Impartir clases a niños, un regalo: Olivia Gorra

Taisia Michelle Cigala Rueda tiene nueve años y resultó ser el segundo lugar nacional de 10 ganadores del concurso al que convoca la soprano.

México

Taisia Michelle Cigala Rueda es una niña de nueve años que cuenta ya con cinco años de carrera musical. Es tan talentosa que resultó ser el segundo lugar nacional de 10 ganadores, del concurso al que convoca la intérprete de ópera, la soprano mexicana Olivia Gorra.

El video que de ella publicó Gorra en su muro de Facebook muestra a una niña delgada de facciones finas y que a simple vista parece indefensa, pero cuando canta La borrachita de Ignacio Fernández, "Tata Nacho", uno de los temas emblemáticos de la música mexicana, Taisia conmueve por su expresividad y por su derroche de técnica aún siendo tan pequeña.

En otro de los videos la acompaña la maestra Olivia Gorra al piano para ayudarle a hacer ejercicios de vocalización: "¡Impartir clases a pequeños es un regalo del cielo! Cumpliendo con la primera becada del concurso de canto de música mexicana, Taisia Cigala, niña talentosa y encantadora".

Fue la primera semana de septiembre pasado que la pequeña y su madre viajaron solas desde Durango a Ciudad de México. La señora Julia Cigala recuerda que para ambas ese viaje implicó un gran reto: ella lloró silenciosamente la noche previa al viaje, tenía miedo de ir a un lugar desconocido, donde no conocía a nadie y sola, apenas con su hija; para la pequeña cantante, la interpretación de La borrachita le permitió conocer más allá de sus propios límites.

"Para mí las cosas se acomodaron gracias a la hermana de una compañera de trabajo que nos recibió y nos guio por la ciudad; a Taisia la canción logró despertar en ella algo que pensaba que no tenía. Es una pieza muy difícil, ella era muy temerosa porque el tema tiene unos agudos muy altos y decía que no los alcanzaba. Recuerdo que aún al llegar a la ciudad me dijo: 'Mamá ¿y si en el concurso no los alcanzo?'. No pasa nada, le dije yo", recuerda la señora Julia.

Para esta madre soltera de 32 años de edad, enfermera de profesión y que vive con una discapacidad motriz congénita, además de los retos que representa tener una hija con talento, capitaliza la experiencia para crecer ella misma:

"Recuerdo cuando estaba embarazada, por mi discapacidad los pronósticos no eran muy alentadores. Pero ella ha llegado a mi vida y Dios ha sido muy bueno conmigo, es bellísimo verla ahí parada en el escenario, tan chiquita y tan fuerte, tan segura. Yo digo, la ven aquí tan tranquilita tan buena niña, tan buena estudiante y cuando se sube a un escenario, mi niña se transforma un monstruito.

"Hemos batallado porque realmente solo somos nosotras dos, entonces a mí me decían que quizá mi hija no podría desarrollarse pero yo nunca he bajado la guardia, quiero que sea una niña íntegra, buena, amorosa, sensible, humilde, que sepa defenderse en este mundo. Solo le pido a Dios que me permita estar con ella muchos años".

Taisia comenzó a cantar a los cuatro años de edad. Recuerda su mamá que "notaba que ella se aprendía fácilmente las canciones infantiles que escuchaba. Al entrar a la primaria, que es donde dan clases extracurriculares, ella eligió música y empezó clases de coro. Desde pequeña ya cantaba en los teatros principales de Durango. El primer año empezó a tomar clases de violín y ahora lo hace ya como parte de la orquesta de su escuela".

La persona que ha influido mucho en Taisia es su maestra Ericka Lara Banderas, su tutora de canto que además le ha dado mucha confianza para presentarse en concursos, la ha impulsado a salir en televisión local de Durango y fue ella quien la inscribió en el 2º Concurso de Canto Olivia Gorra.

"Son 10 ganadores —dice Gorra en entrevista con MILENIO—. En adultos están José Antonio Alcaraz Azpiri, primer lugar; Carlos Alberto Velázquez, segundo lugar; Antonio Ortiz Gaona y Nallely Tenantzin Cruz Oropeza; así como el Premio Mejor Interpretación, Karla Yracema Antonio Meza, además del ganador Contratenor, Rubén Berroeta Bueno.

En la categoría infantil y adolescente el primer lugar fue para Andrea Alfaro, el segundo parra Taisia Cigala, el tercero para Lucero Domínguez, mientras que el Premio Mejor Interpretación fue para Carla Irasema Meza y, el de cancionero mexicano fue Viridiana Rosas Cruz.

Todos obtuvieron su premio en efectivo y su beca para tomar 10 clases con la maestra Olivia Gorra, "son 100 clases que estoy donando", dice la soprano y añade que algunos de los premios en efectivo fueron gracias a las Fundación Alfredo Harp Helú, el resto que es una proporción grande es de mi parte además. Todo es un proyecto en el que trabajamos todo el año, investigamos las partituras, por ejemplo y se contrata a especialistas en el tema".

Este proyecto ya cuenta con un nombre: Vice cultura vive, A.C y representa el compromiso de esta interprete con reconocimiento internacional con las nuevas generaciones. "Lo que pasa es que yo pasé por muchas peripecias en mi carrera y siempre fue muy importante tener un apoyo, no nada más económico sino moral, un escenario donde uno pueda probarse, conocer, eso te da más actitud. Yo incluso de chiquilla antes de ser profesional buscaba estos escenarios, por eso me metí a los concursos de belleza en Coatzacoalcos, con tal de tener un micrófono en la mano".