• Regístrate
Estás leyendo: Tácticas urbanas
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 10:16 Hoy

Tácticas urbanas

El arquitecto ya no se ocupa de crear formas pasivas sino activas: sistemas, redes, conexiones, infraestructuras, evitando a toda costa la imagen de casa-objeto del modernismo.

Publicidad
Publicidad

En un libro muy recomendable titulado Ciudades radicales, un viaje a la nueva arquitectura latinoamericana (editorial Turner, 2014), su autor y periodista Justin Mc Guirk describe algunos proyectos como “tácticas urbanas” para hacer frente a la especulación inmobiliaria, la escasez de suelo edificable y los múltiples problemas políticos, sociales y económicos que se viven en las ciudades al sur de la frontera entre México y Estados Unidos. ¿A qué se refiere el autor con “táctica” cuando en realidad describe un proyecto arquitectónico? A un método para conseguir un objetivo, como muy frecuentemente se emplea el término en la jerga militar. Entonces ¿qué relación tiene la guerra con el medio urbano latinoamericano?

Según Mc Guirk el apremio por dar pronta solución a los múltiples problemas urbanísticos de ciudades como Medellín, Bogotá, Río de Janeiro, Santiago, Lima, Buenos Aires y Tijuana, los arquitectos echaron mano de su creatividad hasta convertirse en “pragmáticos idealistas”. El libro presenta interesantes ejemplos de proyectos arquitectónicos de “acupuntura urbana”, en los que sus autores no buscan una forma definida para las construcciones sino más bien emprender acciones en beneficio de los residentes. En este contexto, el arquitecto ya no se ocupa de crear formas pasivas sino activas: sistemas, redes, conexiones, infraestructuras, evitando a toda costa la imagen de casa-objeto del modernismo.

Es así como arquitectos como Alfredo Brillembourg, Alejandro Aravena, Giancarlo Mazzanti, Teddy Cruz y Luis Piedrabuena tienen tanta influencia en los proyectos como los correspondientes alcaldes de sus ciudades o líderes sociales como Milagro Sala, Sergio Fajardo o Antanas Mockus. En resumen, lo radical de estas ciudades se encuentra en el reconocimiento de los asentamientos irregulares y de la arquitectura informal no como el problema urbano a resolver, sino como la solución a la escasez de vivienda digna y el hacinamiento en los centros urbanos y la correspondiente expansión hacia los arrabales periféricos.

Parece ser que hay una correlación dentro de la situación desigual entre la riqueza y la pobreza, en la cual a cada edificio de lujo edificado en el suelo con la localización más privilegiada le corresponde un número determinado de viviendas informales en una zona degradada y de difícil acceso.

La gran ausente dentro del urbanismo radical antes descrito es, sin duda, la Ciudad de México, donde todas la discusiones se centran en los grandes proyectos impulsados por el gobierno y el talento de los arquitectos está vertido en los proyectos para edificios icónicos sobre las avenidas principales.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.