“Hay un sustrato violento”

El autor desentraña en "El asesinato de Paulina Lee" un crimen ocurrido en 1938 en Monterrey que sacudió a la sociedad.
El artista detalló su obra.
El artista detalló su obra. (Gustavo Mendoza)

En un terreno baldío de la avenida Pino Suárez, Paulina Lee fue encontrada muerta. Tenía más de sesenta puñaladas y no se le había visto desde la noche anterior.

No se trata de una noticia más de los diarios actuales, sino de un crimen ocurrido en 1938 en que conmocionó a la ciudad.

Este es el hilo de la historia que el escritor Hugo Valdés (Monterrey, 1963) presenta con el libro El asesinato de Paulina Lee (Tusquets), con el cual retoma su interés por desentrañar crímenes que azotaron las consciencias de la ciudad.

¿Cómo te encuentras con la historia de la joven Paulina Lee?

Fue justo una casualidad. Me tocó hablarlo aquí en el Aula Magna en el 2008 cuando se presenta una reedición de El crimen de la casa de Aramberri, de Jus, y estaba viendo periódicos viejos y sin buscar encuentro el crimen que sucedió en noviembre de 1938. Sabía que se había culpado a alguien que no era el responsable y hasta ahí. Veo el caso, me interesa y lo estuve revisando por varios días y eso me interesó.

Narrativamente, ¿cómo trabajar este caso después de tu libro de 'El crimen...'?

Traté que fuera distinto, yo no quería una segunda voz en primera persona. Siempre me dicen que fue Fuentes el que la inventó pero no tenía un copyright, él la utilizó muy bien junto a otros autores.

No quería una segunda voz aquí, es distinto; de hecho quien asume la función detectivesca es un abogado, Ezequiel, un personaje real que defendió a los inocentes.

Fue un caso mal ensamblado, descarado, un reflejo de la sociedad, las autoridades y la prensa de su época.

En 'El asesinato de Paulina Lee' haces referencia a peleas en cantinas y la violencia de la calle, ¿Cómo era la violencia en esa época y cómo la es hoy?

Hay un sustrato violento en la ciudad, una capa feroz que tiene. La ciudad era pequeña y se preparaba para crecer pero había crímenes muy seguido, no todos los días, pero sí constantemente.

El asesinato de Paulina Lee fue uno más en ese año, en el libro hago referencia al de otra jovencita asesinada, u otros crímenes a población china años atrás, que ahí la cuestión es xenófoba porque había muchos extranjeros y se les tenía mucha envidia.

Había mucha xenofobia, los crímenes de cantinas por cuestiones tan tontas. A la mejor cambian en proporción pero ahí están, es una ciudad violenta.

Con más de 20 años de trabajo, ¿qué representa que llegue la oportunidad de publicar en un sello trasnacional?

Espero que no se tome sólo como una estrategia de mercado. El norte ahí ha estado con una literatura norteña, un poco David Toscana; creo que nuestra propuesta es que nuestros temas no están relacionados directamente al narcotráfico, salvo Balacera (Armando Alanís).

Creo que estamos dando cuenta de esta ciudad, que tiene muchos temas que tratar todavía.

Aquí todavía tenemos oportunidad de mostrar ciertos momentos de la ciudad y de estar comparándola con la ciudad actual.

Insisto, llegó esto sin mucha planeación no sé si es bueno o malo, espero que haya una generosidad del lector para que nos lean.