Comprueban sustancias cancerígenas en los cigarros electrónicos

Científicos revelan que si bien esos productos no tienen nicotina, incluyen compuestos que generan tumores, como acroleína, glioxal y metilglioxal.
La OMS sugirió a los gobiernos prohibir el uso de esos artefactos en lugares cerrados.
La OMS sugirió a los gobiernos prohibir el uso de esos artefactos en lugares cerrados. (Especial)

Tokio

Los vapores que producen los cigarros electrónicos, independientemente de si incluyen nicotina, contienen sustancias cancerígenas en cantidades muy variables que incluso pueden superar las concentraciones del humo de los cigarros convencionales, afirmó un estudio japonés difundido ayer.

Según la investigación, que no establece conclusiones definitivas, los vapores absorbidos contienen a menudo, entre otras sustancias, formaldehído (formol), que se considera favorecedor de tumoraciones malignas, además de acroleína, glioxal y metilglioxal.

“Las tasas varían considerablemente de una marca a otra e incluso para una misma marca, de una muestra a otra”, destacaron los investigadores, que midieron las concentraciones de esas diferentes sustancias en cinco marcas (no citadas) de cigarros electrónicos.

“En una de las marcas analizadas, el equipo investigador encontró un nivel de formaldehído que llegó hasta 10 veces más que el contenido en un cigarrillo tradicional”, explicó el científico Naoki Kunugita, que encabezó la investigación.

No obstante, la tasa de formaldehído no es constante, “varía durante la experiencia y aumenta particularmente en caso de sobrecalentamiento del hilo resistivo integrado”, precisó.

Los análisis fueron realizados con una máquina que en cada oportunidad lleva a cabo una serie idéntica de 15 aspiraciones, en 10 oportunidades, con un mismo cartucho de cigarrillo electrónico y realizando pausas.

Preocupación sanitaria

Japón, como sucede en muchos otros países, no regula la venta de cigarros electrónicos que no tienen nicotina.

Los cigarros electrónicos que sí contienen nicotina están sometidos a las leyes farmacéuticas del país, pero pueden ser comprados fácilmente en internet, aunque no es tan sencillo encontrarlos en los comercios como sucede en algunos países occidentales.

Aunque en el país asiático los consumidores de cigarros electrónicos son menos que los fumadores tradicionales y los comercios especializados más escasos que en los países occidentales, la transición del tabaco hacia el vapor es un fenómeno creciente que obliga a las autoridades a preocuparse por su estudio y regulación.

La investigación, realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública de Japón, fue entregada ayer al Ministerio de Salud de ese país, mismo que ha cuestionado —al igual que dependencias equivalentes en otras naciones—, en qué medida es necesario regular el uso de los cigarros electrónicos, con o sin nicotina, que utilizan líquidos perfumados.

“Usted puede llamarlos cigarros electrónicos, pero son productos totalmente diferentes al tabaco normal”, indicó el investigador Kunugita, quien también es funcionario del Ministerio de Salud.

Y aunque haya productos que no incluyen nicotina (sustancia adictiva del tabaco), “ahora el gobierno está estudiando los posibles riesgos asociados con ellos, con miras a decidir si deben ser sometidos a una regulación”, añadió el científico.

Amenaza global

En agosto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los gobiernos que prohibiesen la venta de cigarros electrónicos a los menores de edad, advirtiendo que los mismos plantean una “seria amenaza” para los fetos en gestación, los niños y los jóvenes.

A pesar de que se han realizado pocas investigaciones sobre los efectos de este tipo de productos, la OMS señaló que había suficientes pruebas “para advertir a los niños y los adolescentes, las mujeres embarazadas y las mujeres en edad de reproducirse” sobre el riesgo que implica la utilización de los cigarros electrónicos.

La alerta mundial, dirigida inicialmente a productos con la sustancia adictiva, destacó el peligro potencial “para los fetos y los adolescentes de la exposición a la nicotina, que tiene consecuencias a largo plazo para el desarrollo cerebral”.

El organismo mundial también afirmó que deben ser prohibidos en los espacios públicos cerrados.

• • •

Tratan distrofia muscular con células iPS

Científicos de la Universidad de Kioto, Japón, lograron corregir la disfunción genética que causa la distrofia muscular mediante células madre pluripotentes inducidas iPS, lo que puede frenar el desarrollo de esta enfermedad, informaron ayer medios de ese país.

Los investigadores crearon células iPS a partir de normales extraídas de un paciente afectado de una forma grave de distrofia muscular, y modificaron con éxito el gen responsable de dicho trastorno degenerativo.

Aunque el método aún debe ser perfeccionado para poder ser aplicado en la práctica, los investigadores japoneses creen que podría servir para aliviar los síntomas más graves de la enfermedad, según el estudio publicado ayer en la revista Stem Cell Reports.

El hallazgo “tiene un gran potencial” para tratar la enfermedad hereditaria, destacó el director de la investigación, el profesor Akitsu Hotta, quien acotó que “quedan muchos obstáculos por superar”, en declaraciones a la cadena estatal nipona NHK.

La distrofia muscular es un trastorno hereditario poco frecuente y cuyos síntomas suelen manifestarse en la infancia y consisten en el debilitamiento muscular. Su forma más usual, la distrofia muscular de Duchenne, puede causar fallos respiratorios y cardíacos, y actualmente no existe ningún tratamiento para curarla.

EFE/Tokio

• • •