La Ciudad de México según Stephen Wiltshire

El artista londinense donó su obra al gobierno capitalino en presencia de Miguel Ángel Mancera; hoy convivirá con su público en la Torre Bancomer.
El autor junto a la obra que finalizó cerca de las 13:30 horas de ayer.
El autor junto a la obra que finalizó cerca de las 13:30 horas de ayer. (Omar Meneses)

México

Para quienes viven en la Ciudad de México, el tránsito, el ruido y las grandes obras en construcción ya pasan casi desapercibidas; sin embargo, para Stephen Wiltshire los grandes edificios y el caos citadino son determinantes para crear su obra.

El artista británico concluyó ayer, alrededor de las 13:40, la panorámica de la Ciudad de México, que simboliza “la transición del Distrito Federal a la nueva Ciudad de México. Es un momento clave porque la ciudad está naciendo como una gran urbe, y qué mejor que celebrarlo a través de los ojos de uno de los artistas que retrata las grandes urbes alrededor del mundo”, expresó a MILENIO Edith Leija, curadora del artista.

TE RECOMENDAMOS: Stephen, 8 estilógrafos, dos lápices y un lienzo 

Stephen Wiltshire llegó a la Ciudad de México el domingo pasado; en un helicóptero sobrevoló la urbe para observar edificios y monumentos emblemáticos de

la metrópoli, como el Ángel de la Independencia, el Monumento a la Revolución, el Palacio de Bellas Artes, la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional, la Basílica de Guadalupe, el Antiguo Palacio del Ayuntamiento y la Torre Latinoamericana.

“Mientras no le digas que pare, él no para. Sigue y sigue dibujando de una manera impresionante".


“El edificio que más me gustó fue la Torre Latinoamericana porque me encantan los rascacielos. Aquí hay una mezcla de lo viejo y lo nuevo. Es una ciudad modernizada, donde se nota la diferencia entre zonas de altura, el centro y las áreas residenciales”, declaró el artista en entrevista con Bárbara Anderson.

Además del recorrido en helicóptero, Stephen Wiltshire, quien ha dibujado ciudades como Nueva York, París, Los Ángeles, Tokio, Madrid, Florencia, Shanghái y Roma, también se inspiró en la gran maqueta que se encuentra en Futura CdMx, en donde escuchó un poco de la historia de la capital y observó detalles sobre su infraestructura.

Stephen tiene una sorprendente capacidad de retención visual debido a que tiene síndrome de savant, provocado por una lesión en el hemisferio izquierdo del cerebro, lo que hace que las funciones del hemisferio derecho desarrollen capacidades extraordinarias, como memorizar imágenes a detalle.

El artista londinense empezó a dibujar desde pequeño, y fue a través del dibujo que se le hizo más fácil relacionarse con otras personas. Antes Wiltshire hacía dibujos de paisajes rurales y de animales, pero fue a partir de una excursión al centro de su ciudad natal que le surgió la fascinación por los edificios de altura extraordinaria: “Le encantaron las líneas, las formas y la geometría, y así fue que empezó a dibujar incansablemente estos edificios”, dijo Leija.

Ahora, Nueva York es su ciudad favorita, “porque tiene rascacielos altos, hay taxis, ruidos y mucha gente. Es caótica”, explicó Wiltshire.

Moscú, Jerusalén, Dubái, Estambul y Sídney son otras de las urbes que Stephen Wiltshire ha podido dibujar, pero durante su visita a México declaró que próximamente le gustaría dibujar Milán.

Wiltshire dibuja todo el tiempo, pero los automóviles son otra de sus pasiones: “Los amo porque los autos americanos son muy grandes”. Chevrolet, Pontiac, Buick y Lincoln son sus favoritos.

Aunque lo que más disfruta es dibujar paisajes citadinos, el artista inglés creó autorretrato, aunque confesó que “es difícil dibujarte. Me gusta dibujar a otras personas, como celebridades, músicos y estrellas de cine. Muy pronto espero hacer uno de mi madre”.

“You’re Incredible”

A pesar de su capacidad, Stephen ha dicho que tuvo que practicar para ser mejor: “Él dice que encuentres para lo que eres bueno y que pongas tu esfuerzo para hacerlo bien. Él es una muestra de que la genialidad no es solamente algo que se da gratuito o por un don, sino que también son parte el esfuerzo, la dedicación y el talento”, añadió su curadora.

En el caso de la Ciudad de México, Stephen la observó durante 30 minutos desde un helicóptero, por lo que no fue un vuelo en línea recta. A pesar de ese viaje no lineal, fue capaz de reconfigurar el paisaje en un dibujo panorámico. “Su perspectiva es sorprendente y exacta; su dibujo es muy suelto y lo hace con mucho carácter y de una manera muy sensible, lo que da como resultado un dibujo muy rico y de gran valor artístico”, continuó Leija.

Durante su estancia en México, Stephen ofreció entrevistas en las que lucía amable, pero también reservado y nervioso, al contrario de los momentos en los que se encontraba frente al gran lienzo de algodón de 200 gramos, de cuatro metros de largo por uno de ancho y construido a una altura ergonómica, cuando se podían apreciar su gran concentración y la complicidad con su rotulador negro Staedtler .5 y .7.

Con jornadas que se extendieron desde las 10 y hasta las 17 horas, con apenas una hora de comida, Wiltshire plasmó la esencia de la Ciudad de México ante la mirada de grupos escolares, jóvenes dibujantes y curiosos que pasaban por el lobby de la Torre Bancomer, ubicada en Paseo de la Reforma 510.

Mientras el dibujante plasma su visión de las grandes ciudades en papel escucha hip hop, R&B y música disco —una de sus películas favoritas es Saturday Night Fever, por la música y porque John Travolta es una de sus estrellas de cine predilectas.

“Mientras no le digas que pare, él no para. Sigue y sigue dibujando de una manera impresionante. Es una persona muy amable, muy cálida; de repente gesticula, recuerda y vuelve a sonreír. Pero por su misma personalidad es tímido y retraído. Siempre lo acompaña su hermana Annette, quien es la persona con la que tiene más cercanía”.

El dibujante llegó a interactuar con algunos niños que presenciaron el proceso artístico durante la semana, a los que saludó y sonrió. Ayer, minutos antes de terminar la panorámica de la Ciudad de México, Wiltshire se separó por un momento de la obra para acercarse a una chica con autismo, quien por medio de un tablero escribió al artista: “You’re Incredible”, mensaje que provocó un esbozo de sonrisa por parte del artista.

Anoche Wiltshire donó su obra al Gobierno de la Ciudad de México, representado por Miguel Ángel Mancera, acto en el que estuvo presente Francisco D. González, presidente ejecutivo de Grupo MILENIO.

Hoy el artista estará presente en la Torre Bancomer para convivir con el público antes de su partida a Londres, que será mañana. Los horarios de las visitas se pueden consultar en las redes sociales de BBVA Bancomer.