• Regístrate
Estás leyendo: STCUAC: menos héroes, más proyectos
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 18:51 Hoy

STCUAC: menos héroes, más proyectos

Danza


Publicidad
Publicidad

En noviembre pasado, la Coordinación de Difusión Cultural detonó una cascada de opiniones a causa de la decisión de su entonces titular, Teresa Uriarte, de dejar sin efecto un convenio que existía entre la UNAM y la asociación civil Seminario del Taller Coreográfico Universitario, cuyo acrónimo correcto es STCUAC, el centro de formación dancística fundado por Gloria Contreras y que desde hacía varias décadas desarrollaba sus actividades en las instalaciones del Centro Cultural Universitario.

Leí con atención casi la totalidad de las opiniones al respecto en distintos medios. La mayoría, debo decir, se escribieron con información sesgada o con absoluto desconocimiento, evidencia de una redacción producto de oídas y rumores y no de investigación crítica, o de acudir al espacio, entrevistar actores, indagar en las causas y raíces de la problemática, empaparse del tema antes de escribir sobre él y no redactar a través de boletines de prensa.

De haberlo hecho se tendrían claras varias cosas para entender las dimensiones de un problema administrativo serio, más allá de la protesta de quienes defendieron un “espacio” desde su afectación personal y haciendo uso del discurso de la defensa de un proyecto educativo que, a decir verdad, no existe, y que poco se ha hecho para que así sea.

Aquí un par de precisiones en respuesta a una serie de errores que empantanan una discusión que apunte a un proyecto educativo. El nombre correcto es Seminario del Taller Coreográfico Universitario A.C., pues aunque fue fundado también por Gloria Contreras, no tiene relación alguna con la compañía, el TCUNAM, cuya existencia jamás estuvo en entredicho, pero que varias notas, al mezclar iniciales, tomaban por la misma cosa, afirmando que la compañía desaparecería.

Al ayuno realizado por Gregorio Luke no acudió ningún bailarín de la compañía, como afirmara Poniatowska en una nota plagada de imprecisiones.

Es motivo de celebración la decisión de la UNAM de retomar el proyecto inicial de Contreras. Ojalá los esfuerzos se canalicen en la creación de una Facultad de Danza o de un espacio formativo con mayor claridad en su perfil y, sobre todo, de índole universitario y no particular. La danza universitaria no necesita héroes sino proyectos cuyo interés verdadero sea el de la formación y profesionalización.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.