'Sra. Klein': Una mirada a la profundidad del psicoanálisis

La obra original de Nicholas Wright será escenificada hasta el 5 de febrero en el Teatro El Granero Xavier Rojas
Paola Izquierdo, Emoé de la Parra y Alejandra Maldonado protagonizan 'Sra. Klein'
Paola Izquierdo, Emoé de la Parra y Alejandra Maldonado protagonizan 'Sra. Klein' (Especial)

Ciudad de México

Con la Segunda Guerra Mundial, el éxodo del pueblo judío y el nacimiento de las primeras teorías freudianas como fondo histórico de la obra, se reestrena Sra. Klein, pieza basada en el texto original de Nicholas Wright. Es una representación de las relaciones entre tres mujeres psicoanalistas de principios del siglo XX que discurren sobre las razones que llevaron al hijo de la protagonista, Melanie Klein, al suicidio.

TE RECOMENDAMOS: 'Bufadero': ópera para cuatro cantantes y niño con tos

La actriz Emoé de la Parra, directora y protagonista, quien considera a esta como una de las obras más poderosas de Wright, dice haber buscado resaltar la difícil relación entre una madre que se alza sobre sus hijos como un ser dominante y que ve en ellos “unos conejillos de indias” para sus noveles estudios del psicoanálisis enfocado en niños.

'Sra. Klein' habla de los conflictos de las personas que se aman pero que son incapaces de relacionarse.

Comparten escenario con De la Parra las actrices Paola Izquierdo (Melitta Schmideberg, hija de la señora Klein) y Alejandra Maldonado (Paula Heimann, colega del hijo muerto). Estas dos últimas son las que, en una noche en Londres, confrontan a la madre en un último intento por hacerle ver las repercusiones de sus ansias de reconocimiento profesional. 

Sra. Klein habla de los conflictos de las personas que se aman pero que son incapaces de relacionarse. En este caso hay una gran rivalidad profesional y un enorme orgullo de cada uno de los personajes que no los deja ceder para poder, finalmente, reconciliarse”, explicó Izquierdo a MILENIO.

Por su parte De la Parra dijo que aunque el suicidio es el factor desencadenante de la discusión, no es este caso el tema principal: “Lo importante es ver a tres seres humanos brillantes al borde del quebranto emocional, cómo se enfrentan entre ellos e intentan solucionarlo”.

La directora considera que con la obra siempre ha existido una tendencia en las presentaciones de mostrar a Melanie Klein como una villana, por lo que en está ocasión intentó dar una giro a esa constante sin trastocar la personalidad de la protagonista, lo cual “es difícil porque el personaje no genera mucha afinidad”.

Añadió: “Esa tendencia es una exageración. Esto lo sé porque en medio de la investigación encontré que los descendientes de Klein no están del todo contentos con la versión que Wright hizo, porque en ella resalta únicamente la faceta manipuladora de una mujer vanguardista”.

Las actrices explicaron que la obra es un auténtico drama dado que, aunque el espectador no lo sabe, madre e hija jamás vuelven a dirigirse la palabra tras esa noche y por lo tanto la primera está asistiendo al momento en que pierde a sus dos hijos: al primero de forma real y a la segunda de forma simbólica.

“Incluso los personajes más antipáticos e infames para nosotros sufren en esta vida, y esta obra es un testimonio de eso. Es un testimonio complejo, como lo son las personas en verdad”, asegura De la Parra.

Izquierdo dijo que una forma de tratar de entender la personalidad fría y dominante de la señora Klein es recordar que fue una mujer que intervino directamente en la creación de teorías psicoanalíticas en un campo dominado por el machismo en una época en la que no se “estilaba nada parecido”.

La obra será escenificada hasta el 5 de febrero en el Teatro El Granero Xavier Rojas, los jueves y viernes a las 20:00, y sábados y domingos a las 18:00.


ASS