Crean en Colombia un sostén que detecta cáncer de mama

Dolores Gallardo, especialista del Incan, también pide atención para combatir el carcinoma en ovarios; cada día se diagnostican 11 casos.
El prototipo funciona con un 'software' que monitorea la temperatura.
El prototipo funciona con un 'software' que monitorea la temperatura. (Especial)

Bogota y México

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (UN) diseñó un sostén para ayudar a detectar el cáncer de mama al determinar la diferencia de temperatura en ambos senos causada, principalmente, por la presencia de células anómalas.

Según un comunicado de la institución, el sistema, que actualmente es un prototipo, pretende innovar en la prevención del mal cuyo diagnóstico tardío complica el tratamiento.

El sostén funciona con un software que monitorea y registra, a través de dos sensores infrarrojos, la temperatura de cada seno, algo fundamental para detectar células anómalas.

"Cuando hay presencia de células ajenas a glándulas mamarias, el cuerpo requiere más circulación y flujo de sangre en la parte específica donde se encuentran las células invasivas, por ello la temperatura aumenta", explicó la estudiante María Camila Cortés Arcila, una de las creadoras del proyecto.

Alumnos y profesores de la UN participan desde junio en el proyecto, que se probó en 189 mujeres, de las cuales 166 estaban sanas, 12 tienen alguna patología, cuatro padecen cáncer y siete fueron sometidas a mastectomía.

Con ellas se probó la efectividad de los sensores y las diferencias en las temperaturas en pacientes.

Petición de oncólogos

Dolores Gallardo, doctora del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), informó que cada día el cáncer de ovario se diagnóstica en aproximadamente 11 mujeres y es la causa de siete muertes, por ello merece toda la atención por parte de la Secretaría de Salud.

En el foro Los grandes retos de salud en la mujer. El enfoque de género en la salud pública, en el marco del Día Internacional de la Mujer, la especialista aseguró que quienes padecen este mal suelen pasar un viacrucis porque se manifiesta como colitis.

Ante el titular de la Ssa, José Narro destacó que tocan la puerta de un hospital oncológico y no son recibidas porque se les pide un diagnóstico de cáncer; así pueden pasar de seis a 12 meses antes de que reciban una atención.

La mastografía y papanicolau no detectan el cáncer de ovario, de ahí que las mujeres necesiten un ultrasonido transvaginal.

"Es un tema de salud pública, ya que resta a la mujer dos o tres décadas de vida, porque más de la mitad proviene de familias uniparentales, sostienen parcial o totalmente el hogar, son madres de adolescentes, mujeres de entre 45 y 59 años, y la familia queda disgregada, queda sin la jefa del hogar y si eso no es un problema de salud, ¿cuál es entonces?", dijo.

"Urge un programa de educación del cáncer de ovario, que las instituciones trabajen en una propuesta para crear esta norma".

Señaló que en el Incan hay un programa apoyado por la Comisión de Igualdad y Equidad de la Cámara de Diputados, así como la Comisión de Salud del Senado, que "ha sido un parteaguas y hemos dicho que la historia del cáncer de ovario sí se puede cambiar".


Pruebas con saliva

Investigadores del Tecnológico de Monterrey desarrollan un dispositivo que permite detectar el cáncer en etapas tempranas de mama con solo una muestra de saliva. Joaquín Esteban Oseguera Peña, quien encabeza el equipo de investigadores, detalló que se trata de un dispositivo de fácil uso, bajo costo y distribución viable.

Explicó que el dispositivo es una película ultradelgada, de apenas dos micras de espesor: "Esta superficie es un sensor sobre el que se coloca una muestra de saliva y se puede detectar la presencia de la proteína Cerb-B2; ésta se genera debido a un cambio en el metabolismo de las mujeres cuando apenas comienza el crecimiento del carcinoma", lo que permitirá conocer la presencia de cáncer mama.

El avance científico, dijo, resulta relevante pues a través de la exploración táctil solo es posible detectar los tumores en los senos que ya tienen un tamaño en centímetros, lo cual puede poner en peligro la vida de las mujeres.