SOS de los científicos para salvar a la vaquita marina

Solo quedan 8 hembras en condiciones de procrear; los opositores a la medida dudan que la especie sobreviva en cautiverio.
Un pescador halla en sus redes una marsopa muerta.
Un pescador halla en sus redes una marsopa muerta. (Omar Vidal/AFP)

México

Quedan tan pocas vaquitas marinas en México que el comité internacional encargado de proteger a esta especie en peligro de extinción planea atrapar y proteger la mayor cantidad posible, en un último esfuerzo para salvarla.

Se calcula que quedan apenas tres docenas de la marsopa más pequeña del mundo en el norte del Mar de Cortés, el único lugar donde viven. Su número decrece constantemente —había 60 ejemplares hace un año— y ahora pueden quedar solo ocho hembras en condiciones de procrear. Cabe destacar que el plan es arriesgado ya que nunca se ha logrado mantener a los ejemplares de la especie en cautiverio.

Los pescadores, atraídos por la demanda china de un pez, la totoaba, que nada en las mismas aguas, perjudican los esfuerzos de México para proteger a las vaquitas (Phocoena sinus) en su hábitat natural porque al pescar muchas caen accidentalmente en sus redes y mueren.

Lorenzo Rojas-Bracho, presidente del Comité Internacional para la Recuperación de la vaquita, indicó que se ha formado un grupo de expertos de varios países para lanzar el programa de captura y protección la próxima primavera.

El objetivo, explicó, es “localizarlas, capturarlas y ponerlas en un área protegida”, en bahías vigiladas por ejemplo, donde no corran el riesgo de caer en las redes de los pescadores. “Algo tenemos que hacer como medida urgente”.

Destacó que el grupo de expertos que participará en el proyecto es “el mejor que puedes tener en el mundo, es el dream team”.

No obstante, “todo tiene un riesgo”, reconoció; las pocas hembras que quedan podrían morir en el proceso de captura, lo que condenaría la especie.

La cría de animales en peligro de extinción ha dado buenos resultados con especies como el lobo rojo o el cóndor de California, pero la vaquita, que fue estudiada a partir de los años 50, nunca se ha tenido en cautividad.

A los expertos también les preocupa qué pasará si la especie protegida por excelencia del Mar de Cortés desaparece de allí.

Los pescadores locales, que ganan miles de dólares de forma ilegal por la captura de la totoaba (pez endémico), cuyo buche es un manjar en China, han tenido ciertas restricciones debido a los esfuerzos para proteger a la vaquita, pero si esta especie desaparece pueden tener vía libre para pescar hasta agotar la totoaba y otras especies.

Lo que está en peligro no es solo la marsopa sino “todo un ecosistema”, señaló Rojas-Bracho; sin embargo, hay expertos como el director en México de la Word Wildlife Fundation, Omar Vidal, quienes se oponen al proyecto de captura porque no lo consideran una buena opción.

“Debemos esforzarnos por salvar a la vaquita en el lugar al que pertenece”, destacó.

A su juicio, el plan, además de arriesgado, dispersará los esfuerzos para salvarla, para lograr formas de vida sostenibles para los pescadores y para conservar un ecosistema “único”.

El programa de captura supone de alguna manera la constatación de que los esfuerzos anteriores por salvar la especie fracasaron, entre otros, la prohibición de cierto tipo de redes o el ofrecer compensaciones a los pescadores.

“La Marina está haciendo un esfuerzo heroico”, patrullando la zona y evitando el uso de redes ilegales, pero los pescadores logran burlar todos esos esfuerzos, extendiendo las redes ilegales por la noche o dejándolas sumergidas para que sean difíciles de localizar.

La World Wildlife Fundation, el gobierno mexicano y otras ONG anunciaron que en patrullajes recientes lograron retirar 28 redes ilegales de pesca de totoaba y docenas más abandonadas, pero en las que la fauna marina seguía quedando atrapada.

Pero hasta ahora ningún plan ha dado resultado, en parte por las acusaciones de corrupción o la ineficacia del programa de compensaciones para los pescadores y en parte por el alto precio que se paga por un buche de totoaba, que puede llegar a 5 mil dólares en Estados Unidos y el doble en Asia.

No se sabe con certeza si grupos del crimen organizado participan en el tráfico de totoaba, pero Rojas-Bracho asegura que combatir esa lacra es un reto similar al de la lucha contra las drogas.