Caña Dulce y Caña brava endulzando el son jarocho

La agrupación, que después de siete años saca a la venta su primer disco, muestra cómo las mujeres han ido ganando espacio para interpretar un género que es dominado por los hombres.
Hoy terminó el 3er Encuentro de Son Jarocho, la Fiesta de las Jaranas y Tarimas.
Hoy terminó el 3er Encuentro de Son Jarocho, la Fiesta de las Jaranas y Tarimas. (Twitter @cenartmx)

Ciudad de México

"Caña Dulce Caña brava, caña de azúcar prendida que yo soy como la caña endulzando la vida" dice el estribillo de la canción La Caña, y del cual surge el nombre de esta agrupación que después de siete años saca a la venta su primer disco con 14 canciones.

Caña Dulce y Caña Brava es el claro ejemplo de cómo con el paso de los años las mujeres han ido ganando espacio en el son jarocho, un género que era interpretado por hombres, y que ahora además de musas, son sus intérpretes y que le dan voz a ellas, cantan al amor, a la naturaleza y también a los hombres.

"La mujer siempre ha estado mientras está el fandango la mujer está cocinando, se sabe que hay mujeres que cantan allá en el sur, pero ellas siempre han estado. El fandango no existiría sin la mujer porque siempre se le está versando. Ellas son la tarima que se ponen en medio de un fandango es lo principal ahí se le está cantando, ahí se le va toda la vida", señala Valeria Rojas.

Durante el Tercer Encuentro del Son Jarocho, en el Centro Nacional de las Artes hicieron bailar a su público, ataviadas con falda larga y blusa blanca y recordaron parte de su historia musical. El proyecto surgió primero entre Adriana Cao y Raquel Palacios Vega en un encuentro de mujeres jaraneras, ambas con formación desde pequeñas en el son jarocho. En el caso de Raquel integrante de una de las familias más sobresalientes en el género, Los Vega.

A Adriana y Raquel posteriormente se les uniría Valeria, después se incluiría la presencia masculina con Alejandro Loredo ya que consideran que no hay exclusión de género en la agrupación. El proyecto individual de Alejandro con la jarana de arco le da una sonoridad distinta a la música de este grupo. Después de incursionar en diversos géneros como rock y el punk finalmente lo atrapó la libertad que otorga el son jarocho. "Siempre escuché el son, a los 15 años me encontré con los fandangos en vivo, una comunidad maravillosa, una hermandad con jóvenes y viejos".

Sus seguidores no sólo se encuentran en México, también han tenido buen recibimiento en presentaciones en el extranjero en países como Sudáfrica, Canadá, Venezuela, Corea, Francia y Turquía. La música también la compagina con la maternidad, heredando a sus hijos el gusto por esta forma de vida.

"Creo que algo muy bonito de este grupo que el hecho que las tres, sin ponernos de acuerdo, las tres nos embarazamos y compartimos eso y así como las comunidades se crían entre todos, le echan el ojo a es como hemos podido tener los hijos y dedicarnos al canto".

Caña Dulce y Caña Brava presentarán su disco el próximo 24 de abril en el Instituto Mexicano de la Radio.