De sol a sol, la ciudad va tomando color

A pesar de las condiciones del clima, 10 jóvenes realizaron un mural de más de 130 metros sobre la avenida Colón, por el que valió la pena pasar calor.

Monterrey

Es difícil no tener presente que el sol cae con toda su energía, cuando estás pintando en avenida Colón durante la Canícula.

Sin embargo el esfuerzo lo vale: son más de 130 metros para dar forma al mural más grande que se integró al Festival de Expresiones Urbanas proyecto Callegenera.

Son 10 jóvenes los que durante una semana trabajaron realizando un mural sobre la avenida Colón, entre las calles de Manuel Doblado y José María Coss, el cual está casi listo.

El tema central del proyecto era hablar del laberinto, explican los artistas urbanos Sware y Bern.

Junto a cinco jóvenes dan los últimos retoques a la monumental pieza que igual puede ser vista desde la acera de la avenida Colón o desde las alturas cuando se viaja en el Metro.

"El tema central era el laberinto, representarlo, y aunque cada uno tiene su estilo no se ve una diferencia en el mural, ha sido una experiencia integradora", menciona Sware.

Durante tres semanas 25 artistas dieron color a diferentes bardas y paredes de barrios como El Nejayote, La Malinche y La Luz, todos en el centro de Monterrey.

Quienes trabajan en este proyecto de la calle Colón participaron el año pasado en el Festival Internacional Cervantino, donde intervinieron una antigua Plaza de Toros.

Para este año el reto era trabajar un solo mural con artistas regiomontanos en el centro de Monterrey.

"El proyecto es interesante porque en un solo mural podemos ver diferentes estilos que no están peleados, sino que vemos como se han integrado y se ve como si lo hubiera hecho una sola persona, aunque no es así", agregó Bern.

Un mural de estas dimensiones no podía pasar desapercibido para la gente. Durante la semana de pintas, no fueron pocos los vecinos, paseantes o trabajadores que se detuvieron a preguntar de qué se trataba el proyecto y qué significado pudieran tener las formas o dibujos.

Esto habla de la necesidad o gusto que existe en la gente por el arte, dijeron.

"Sabemos que a la gente le interesa la pintura y no sólo se acercaban a ver sino que nos daban interpretaciones de símbolos o imágenes, un proceso que nos parece interesante", opina Sware.

Que hoy en día se ofrezca esta alternativa del arte plástico hacia la sociedad habla como poco a poco se han ido desplazando viejos estereotipos que hay sobre el grafiti y el arte urbano, refiere Bern.

"La gente ya no lo ve como un simple rayadero, sino como una manifestación de expresión artística", concluyó.