"Los obreros de Fundidora eran librepensantes"

Ex trabajadores de la siderúrgica regiomontana compartieron sus anécdotas en el Congreso "De la Fábrica-ciudad a Museo de sitio", que convocó a casi 200 personas. 
Aurelio Arenas, Evaristo Hernández y Alejandro Villarreal integraron la última mesa de sesiones.
Aurelio Arenas, Evaristo Hernández y Alejandro Villarreal integraron la última mesa de sesiones. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

El trabajador de la Fundidora estaba informado y consciente de las causas sociales. No por nada, se formó un grupo de apoyo a la causa republicana cuando estalló la Guerra Civil frente a la dictadura española.

Esta y más anécdotas fueron compartidas en la mesa de cierre del Congreso De la Fábrica-ciudad a Museo de sitio, en el marco del trigésimo aniversario del cierre de la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey.

La última mesa de sesiones (que tuvo actividad el 9 y 10 de mayo) fue destinada a ex trabajadores de la siderúrgica regiomontana. Aurelio Arenas, Evaristo Hernández y Alejandro Villarreal, expusieron su visión ante el discurso “impuesto” desde el Estado, donde se les acusó de la quiebra de Fundidora.

“Éramos un sindicato revolucionario porque no éramos como los de la CTM o de la CROC, que sólo sirven para fortalecer a un partido político. Los obreros de la Fundidora eran libres pensadores”, destacó Aurelio Arenas Pérez, ex secretario general de la Sección 67 del Sindicato Minero.

Rechazó que fueran un sindicato “que sólo viera por las prestaciones laborales” sino que veía por diversas causas políticas y sociales que afectaban a los trabajadores y mineros.

Incluso entre diversos pasajes, recordó cómo se formó un pelotón de apoyo a la causa republicana durante la Guerra Civil en España.

“Los obreros de Fundidora fueron solidarios con la lucha española junto a los republicanos, de aquí se formaron pelotones que fueron a luchar a favor de la República. Se solidarizaron con la Revolución Cubana, con los campesinos del sur”, abundó.

Ante un público mayor a las 60 personas convocadas en la Nave Generadores del Parque Fundidora, criticó la vanagloria del Gobierno que celebra más de 40 años sin una huelga en la ciudad.

“Celebran que no haya ni una huelga pero no revisan la situación social de los trabajadores, que no les permiten ejercer sus derechos laborales”, dijo.

Durante las dos sesiones –que convocaron a casi 200 visitantes- se habló sobre los antiguos hornos, del legado fotográfico o de los testimonios de los propios ex mineros.

El congreso fue realizado por el Archivo Histórico de Nuevo León, el Parque Fundidora, el Colegio de la Frontera Norte y la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL.