“La sinceridad basta para tejer una buena historia”

Soledad, delirio y sufrimiento son los ejes dramáticos de la cinta que aborda el periodo existencial más doloroso de la artista francesa Camille Claudel

México

Durante el invierno de 1915, la escultora francesa Camille Claudel (Juliette Binoche) vivía recluida en el Centro Hospitalario Montfavet. Tras su ruptura con Rodin cayó en una profunda depresión. Aislada de todo, nunca volvió a esculpir. Su única ilusión era recibir la visita de su hermano Paul. Inspirado en este periodo de la vida de la artista, el cineasta Bruno Dumont filmó Camille Claude 1915, una cinta que aborda el tema de la soledad.

[b]¿Cuál es el origen del interés por Camille Claudel y en concreto por el año de 1915?

[/b]

Su obra es sublime… La edad que tenía entonces coincidía con la edad de Juliette Binoche, con la visita de Paul a Montfavet. Se conjuntaron una serie de elementos que me permitieron llevar a cabo un relato verdadero y natural. Además, uno como realizador debe delimitar lo más posible las preguntas que quiere plantear, es decir, entre más específicos seamos conseguiremos mayor precisión.

[b]Usa al personaje para hablar de la soledad y el abandono que, creo, son dos de los temas centrales de la película, ¿por qué le interesan?[/b]

La soledad y el abandono son las condiciones de vida reales de Camille Claudel y son éstas las que buscaba expresar. Quería partir de la injerencia que tuvo en ella la relación con Rodin, para profundizar en su personalidad. La mayor aflicción de Camille fue el abandono y éste se incrementó por su delirio de persecución y la agudeza extrema con la que ella resintió el abandono.

¿Qué tipo de cuidados tomó para construir una estética relacionada con la soledad?

No demasiados. Reconstruir la vida de un asilo de principios del siglo XX, es como asomarse a una fuente de sufrimiento y cuya presentación es suficiente para llevar esta estética a su clímax.

[b]Los enfermos mentales que aparecen en la película son auténticos, ¿cómo fue la experiencia de trabajar con ellos?[/b]

No hay otra manera de capturar a estas mujeres más que filmarlas a ellas mismas y así lograr representarlas.

[b]La película se apoya de manera muy fuerte en Juliette Binoche, y en concreto en sus expresiones dramáticas. ¿Cómo fue el proceso de trabajo con ella?[/b]

Nos concentramos en encontrar la personalidad de Camille dentro de ella: únicamente guiados por esa creencia, confianza y aceptación, podíamos alcanzar un nivel de interpretación digno de Claudel.

[b]Creo que ahora, más que en otras ocasiones, puso especial atención en el diseño sonoro del filme, ¿qué me puede decir al respecto?[/b]

El sonido directo es la expresión de las internas, de las que Camille se quejaba constante y dolorosamente. Si acentúa su impacto es por la atmósfera de soledad que permea a la película.

[b]Al igual que en varias de sus cintas, la religión aparece como un tema al que le gusta cuestionar, mediante diálogos y personajes. ¿Por qué?[/b]

La religión es el lugar donde se manifiesta todo el poder espiritual del hombre —su futura elevación— pero también en manos de las religiones se da su alienación sostenida.

[b]Los dilemas morales suelen ser generar conflictos intensos en sus películas. Aquí lo vemos durante la plática entre el doctor y Paul Claudel, donde el médico reconoce que Camille podría hacerlo. ¿Qué me puede decir de la importancia de la moral y la filosofía en su cine?[/b]

Son el corazón de toda obra de arte, ya que dan pie a esta continua meditación sobre la condición humana. Una pintura, una novela, una canción… todas cuestionan la existencia. Es su fin y su propósito, la finalidad del arte consiste en representar todas estas interrogantes.

[b]

La película se basa en las cartas entre Camille y Paul Claudel, pero ¿qué tipo de licencias se tomó al respecto?[/b]

La representación cinematográfica de estas cartas ya es una licencia por sí misma. Todo es cierto y todo es falso. La sinceridad basta para tejer una buena historia. Es cine en el sentido que transmite una verdad. Naturalmente, el espectador juega un papel importante, pues a él le toca sacar sus conclusiones.