Cultura

Imprimir

Sin vacunación completa, 60% de niños mexicanos

Una encuesta del INSP y el Unicef, presentada ayer, revela que también hay rezagos en salud reproductiva y prevención de la violencia hacia los menores.

Mauricio Hernández Ávila (c), director general del Instituto Nacional de Salud Pública, presenta los resultados de la encuesta.
Mauricio Hernández Ávila (c), director general del Instituto Nacional de Salud Pública, presenta los resultados de la encuesta. (Héctor Téllez)

México

En México solo 40 por ciento de los niños menores de 5 años cuenta con esquema completo de vacunación, 54 por ciento no se aplicó una o más vacunas y 6 por ciento no tiene ninguna. Además, uno de cada 10 sin inoculación es urbano, lo que representa una "señal de alarma", porque son de hogares dónde "no cree en vacunas", afirmó Mauricio Hernández Ávila director general del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Al presentar la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres 2015, elaborada por el Unicef y el INSP, destacó que registraron avances en lactancia y disminución de obesidad; sin embargo, en salud reproductiva revela que la mitad de las adolescentes sexualmente activas no usa métodos anticonceptivos y 35 mil niñas de menos de 15 años ya son madres.

Percepción falsa

Al respecto, Christian Skoog, representante en México del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), señaló en entrevista que existe una percepción falsa de que las vacunas le pueden hacer daño a los niños, por lo que algunos padres de familia deciden no aplicarlas.

Explicó que en Estados Unidos hay un "movimiento muy organizado, con científicos de poco prestigio, que han tratado de asociar a las vacunas con autismo. Eso se publicó en una revista prestigiada, pero ya se retiró y se le impuso un veto al investigador. No obstante, preocupa, porque uno de los consejeros de (Donald) Trump es de esta teoría de que las vacunas no protegen", comentó

En México "no existe este problema a gran escala, pero los niños sin vacuna en un nivel educativo alto nos alerta", abundó.

Sobre la aplicación de las vacunas, Hernández Ávila expuso que 93 por ciento de los menores ha sido vacunado contra la tuberculosis. En lo que respecta a la del sarampión se aplica a 82 por ciento, cobertura que es baja, según el especialista.

En el caso de la pentavalente, que protege contra cinco enfermedades, la primera dosis se aplica a 92 por ciento, pero las de refuerzo tienen una caída y en la cuarta solo se aplica a 64 por ciento. "Ésta, junto con la del neumococo, no se puede desfasar porque protege los primeros dos años de vida", destacó.

Otros resultados

Hernández Ávila reconoció en su exposición que las peores condiciones se observan en los hogares indígenas; aunque en todos los sectores sociales hay una buena cobertura en atención prenatal, se tiene que mejorar la calidad de la atención de acuerdo con las buenas prácticas médicas.

En materia de derechos de la infancia, la encuesta reveló que 95 por ciento de los niños ha sido registrado y cuenta con acta de nacimiento; sin embargo, las madres sin escolaridad tienden a registrar menos a sus hijos.

Al referirse a la "disciplina violenta" mencionó que seis de cada 100 niños de entre uno y 14 años reciben un castigo físico "severo", mientras que 63.1 por ciento es víctima de actos violentos como bofetadas o jalón de cabello. Adicionalmente 53.1 por ciento sufre agresión sicológica.

"Esto es preocupante y marca una ventana de alerta de trabajar con los papás", destacó Hernández Ávila, tras referir que es la primera vez que se mide este índice en la encuesta.

En cuanto a los esfuerzos gubernamentales, Skoog destacó que, pese a que la etapa entre cero y cinco años de edad es central para el desarrollo, a ésta se le dedica el menor monto de inversión pública, sobre todo en la población con mayor desventaja socioeconómica y los grupos indígenas.

Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Coneval, lamentó que la población de menos de 5 años con más ingresos apenas representa 4.9 por ciento, mientras que 26 por ciento vive en hogares con menos ingresos.

El funcionario alertó que, de acuerdo con los resultados de la encuesta, "es como si hubiera dos países diferentes" y pese a los programas sociales, "una niña de una comunidad indígena de Chiapas nunca podrá ser competitiva en un mercado laboral, económico o político, con niños de ciudades que han vivido con todos los servicios y con acceso a la educación".