Cómo romper con alguien con la clase de Simone de Beauvoir

Una conmovedora carta de ruptura muestra el lado más sensible de la filósofa y escritora francesa, que nació un 9 de enero de 1908.
Simone de Beauvoir nació un 9 de enero de 1908
Simone de Beauvoir nació un 9 de enero de 1908 (Especial)

En 1947, durante una visita a Chicago, Simone de Beauvoir comenzó una aventura amorosa con el escritor estadunidense Nelson Algren. Durante tres años, sostuvieron una relación a larga distancia que sobrevivió a la barrera del Atlántico. Pero, eventualmente, Algren sintió que aquello era insuficiente y en 1950 se apartó de la relación.

Hell hath no furyEn septiembre de ese año, Beauvoir le escribió una carta al mismo tiempo desgarradora, nostálgica y analgésica.

El texto fue compilado, junto a otras cartas de ruptura de mujeres famosas —entre ellas Ana Bolena y la escritora Anaïs Nin— escritas a lo largo de varios siglos, en el libro Hell Hath No Fury: Women's Letters from the End of the Affair.

TE RECOMENDAMOS: Top 5: Frases de Simone de Beauvoir sobre la mujer

Estos son algunos de los fragmentos más conmovedores:


 1  “No estoy triste. Más bien sorprendida, muy lejos de mí misma, sin creer realmente que estés tan lejos, tan lejos, pero tan cerca”.


 2  “Quiero y necesito verte una vez más, algún día. […] No supondré que me amarás de nuevo, ni que tendrás que dormir conmigo, y no tenemos que estar juntos mucho tiempo. Pero quiero que sepas que siempre esperaré que me lo pidas”.


 3  “Lo que me diste significó tanto, que nunca podrás llevártelo. Tu ternura y amistad fueron tan valiosas para mí, que todavía puedo sentir la calidez y felicidad y agradecimiento cuando te recuerdo dentro de mí. Espero que esa ternura y amistad nunca, nunca me abandonen”.


 4  “Es desconcertante decirlo y me avergüenzo, pero es la única verdad: simplemente te amo tanto como cuando aterricé en tus decepcionados brazos”.


 5  “No hagas de escribir cartas ningún tipo de obligación, sólo escribe cuando sientas que quieres, sabiendo que cada vez me hará muy feliz”.


 6  “Todas la palabras parecen bobas. Déjame, como en los viejos tiempos, déjame estar en mi propio corazón por siempre”.


ASS