El libro es un símbolo del saber, dice el artista chileno Mario Lagos

El artista plástico chileno inaugurará la muestra Principia en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional del Instituto de Investigaciones Bibliográficas (IIB) de la UNAM.
El creador plástico.
El creador plástico. (Xavier Quirarte)

México

Mario Lagos descubrió en Alemania su pasión por los libros de artista, tarea a la que ha dedicado casi tres décadas. “El contacto con la obra de un artista como Anselm Kiefer me formó en la idea del libro y, sobre todo, de los materiales, como acceso al arte”, dice en entrevista.

El artista plástico chileno, que mañana a las 12:00 horas  inaugurará la muestra Principia en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional del Instituto de Investigaciones Bibliográficas (IIB) de la UNAM, afirma que “el libro es un símbolo del saber. Sobre todo en una época en que se dice que ha pasado al tercer o cuarto plano, según los medios de comunicación masiva. Yo pienso que hay que rescatar ese medio, como una manera de ser más independientes”.

Su incursión en los libros de artista inició con los cinco grandes tomos de una serie a la que denomina Liber Mundi. Los ejemplares, únicos, están elaborados completamente a mano, con diversos materiales, como cartones reciclados, asfalto, arena, pastas para construcción, recortes, resinas, pintura acrílica y al óleo y otros. “Mezclo materiales clásicos con industriales. Incluso hay pinturas que estaban desechadas y yo las reciclo”.

En la muestra se puede ver —y tocar pues no tiene protección como sí la tienen otros más frágiles— el Libro del Fuego, que, dice su autor “es una obra muy abstracta con motivos de la alquimia. Éste, junto con los otros cuatro libros, dieron el paso a otros más pequeños y proyectos que tengo en mente”.

Lagos pretende busca recorrer las bibliotecas nacionales de Iberoamérica con su muestra, que ya se ha presentado en las nacionales de Chile y de Perú.

“Exhibirla en México es muy importante, porque aquí se imprimió el primer libro en América, Escala espiritual para llegar al cielo. Se trata de un libro impreso en una máquina, mientras yo, en el siglo XXI, lo hago a mano”, dice con una sonrisa.

Aunque se trata de obras abstractas, en los libros de Lagos hay lugar para el comentario político, religioso, social y diversos sucesos de la historia de la región. Los libros reflejan “toda esta historia que está un poco enterrada, lo que es muy común en América Latina, y que se va cubriendo de capas. Hay una especie de memoria colectiva en los libros que a unos los lleva por una parte y a otros por otra. Los libros Crónicas de Chile tienen que ver con la historia enterrada de mi país”.

Mario Lagos afirma que se inspira mucho en la literatura, especialmente en Borges, quien decía que “el libro es como una extensión de la imaginación y la memoria”. El viernes 9 de mayo a las 11:00 horas, ofrecerá una charla sobre esta relación y otros temas en el Auditorio José María Vigil del IIB.