El siglo de Consuelito Velázquez

La compositora jalisciense es autora de una de las más célebres canciones de la historia de la música popular universal: “Bésame mucho”, la que creó inspirada en las parejas separadas por la ...

México

Con los reflectores y la fama encima, la compositora mexicana Consuelito Velázquez, quien a los 25 años probó el éxito al registrar "Bésame mucho" y posicionarla como un himno al amor en las estaciones de radio de todo el mundo, se dio el lujo de rechazar la gran oferta de Hollywood para protagonizar una película.

Esa melodía la llevó a la Meca del cine, donde actores, actrices y productores querían conocerla. Cuando la vieron Rita Hayworth y Gregory Peck, no daban crédito: no podían creer que una jovencita hubiera escrito "Bésame mucho", que para junio de 1944 llevaba 14 semanas en el primer lugar del hit parade de Estados Unidos, relata a MILENIO el hijo de la compositora, el arquitecto Mariano Rivera Velázquez.

Con motivo del centenario de su natalicio, Consuelo Velázquez Torres, quien se graduó como pianista concertista en 1938 y se perfeccionó bajo la tutela de Claudio Arrau, será objeto de un gran homenaje.

"Ahora se cumplen los 100 años de esa bellísima fecha, pues ella nació el 21 de agosto de 1916 en Ciudad Guzmán, Jalisco. Por ello se va realizar una celebración muy especial: el Instituto Nacional de Bellas Artes, que dirige María Cristina García Cepeda, le va a rendir un homenaje en el Palacio de Bellas Artes el domingo 10 de abril a las 17:00. La Compañía Nacional de Ópera se va a encargar de la realización del acto, en el que van a participar tres cantantes extraordinarios: Fernando de la Mora, Eugenia León y Cecilia Toussaint, con la orquesta y el coro de la Ópera de Bellas Artes".

Causante de amor

En vísperas de esta gran celebración MILENIO se dio a la tarea de recuperar la historia de la creación de "Bésame mucho", que fue grabada por primera vez hace 75 años. Es una melodía que, junto con "La vie en rose", de Edith Piaf y Louis Guglielmi, y "Chica de Ipanema", con letra de Vinicius de Moraes y música de Antonio Carlos Jobim, es una de las melodías que con más sentimiento se interpretan en todo el orbe.

La aceptación y la fama de "Bésame mucho" ha sido un caso insólito en la música popular a escala internacional, y sigue siendo, para muchas generaciones, parte del inconsciente colectivo. Ha sido traducida a más de 20 idiomas, grabada en unas dos mil versiones e interpretada por artistas de todo el mundo, desde Plácido Domingo, Cesária Évora y hasta el célebre Cuarteto de Liverpool.

"Los Beatles también la grabaron en 1962; casi cuando empezaron en Liverpool tomaron 'Bésame mucho', como rúbrica para iniciar su espectáculo en el club de Hamburgo, y también la interpretaron en la película Let It be".

Rivera Velázquez sostiene que esta canción se ha convertido en un icono de la discografía internacional, pero también es reconocida como la causante de diversas historias de amor, "como la del primer ministro de Japón Toshiki Kaifu y su esposa, quienes, a través de una carta que leyó su hija, le confesaron a mi madre en 1989 que se conocieron, se enamoraron y contrajeron matrimonio con esta canción".

La inspiración

Cuenta el arquitecto Rivera Velázquez: "Mi madre me contaba que se inspiró en las parejas que se tenían que separar por muchísimas hechos de la Segunda Guerra Mundial. En 1939 pensó en esas jóvenes parejas de esposos o novios que se tenía que separar quizá para siempre. Ese es el origen de la canción, aparte de que ahí refleja la situación que ella estaba viviendo en su noviazgo con mi padre, Mariano Rivera Conde, porque parte de su familia se oponía a que se casara con él".

Velázquez compuso la canción mientras trabajaba en la emisora de radio XEQ, donde fue contratada para interpretar las partituras de Bach, Debussy y Ravel en un programa de música clásica. "En sus tiempos libres se encerraba y se ponía a componer boleros, y ahí fue donde surgió este himno al amor", relata su hijo.

En 1941 "Bésame mucho" fue dada de alta en la Sociedad de Autores y Compositores, y el primero en grabarla fue Emilio Tuero, así como Chela Campos, La dama del bastón del cristal, a quien algunos recordarán como una de las grandes cantantes de los años 40. Tres años después fue grabada por Andy Russell en Estados Unidos, por lo que terminó convirtiéndose en un himno difundido por las estaciones de radio de todo el mundo. Sucumbieron a sus evocaciones pasionales intérpretes como Frank Sinatra, Ray Conniff, Nat King Cole y Diana Ross.

"Hay dos nuevas grabaciones: una de ellas la hizo The Tenors, y la otra Il Divo. Las recomiendo porque son extraordinarias. Susana Harp la acaba de grabar, de manera relevante; de igual forma Plácido Domingo la grabó por cuarta vez en su último disco, que se llama Song, y el grupo Zoé tiene una interpretación memorable con más de 16 mil visitas en YouTube. De ahí le sigue Vicente Fernández, quien tiene una preciosa interpretación en su último cd, así como su hijo Alejandro Fernández, quien la ha cantado con los otros dos tenores: José Carreras y Plácido Domingo".

Asimismo, ha sido interpretada por las más grandes voces de México, como la soprano Olivia Gorra, cuyo disco Bésame mucho España fue nominado al Grammy el año pasado.

"Algunos tenores como Ramón Vargas, Fernando de la Mora, Francisco Araiza, Rolando Villazón, y Arturo Chacón la han grabado, y más recientemente lo hizo Roberto Alagna, quien es uno de los tenores de la Scala de Milán", añade Rivera Velázquez.

En el cine

La canción ya es un clásico de la música popular, y una de las más grabadas hasta la fecha. Así, "Bésame mucho" lo mismo se escucha en Japón que en la Plaza de San Marcos, en Venecia que en el barrio de Placa, en Atenas o en los cruceros que navegan por el Mediterráneo. También ha sido tema de la cinematografía mundial.

"Es un caso único por la cantidad de directores de películas que la han integrado de distintas maneras; por ejemplo, en la cinta A toda máquina, de 1951, Pedro Infante la canta y lo hace hasta en inglés. También en el filme Grandes esperanzas el tema es 'Bésame mucho', que está incluida en el argumento y en la adaptación que hizo en 1998 Alfonso Cuarón de la gran novela de Charles Dickens. Incluso, al final de la cinta la canta, de una manera extraordinaria, Cesária Évora, la legendaria cantante de Cabo Verde. También en el cine ruso, por lo menos en cuatro películas que yo conozco, está incluida, entre ellas: Moscú no cree en lágrimas, ganadora al Oscar a la mejor película extranjera en 1980; Un taxi para Vera, de 2002, que ganó el premio a la crítica del Festival de Cannes; así como La boda, una película muy famosa en Rusia que se filmó en 2004, un año antes del fallecimiento de mi madre".

Con su composición "Bésame mucho" Consuelito Velázquez se convirtió en una celebridad, por lo que su compañía disquera invitó a la joven y guapa compositora a viajar a Hollywood.

Fue invitada de Walt Disney, quien la invitó a comer con Salvador Dalí, que trabajaba en ese momento en una secuencia para la película Fantasía. Ahí le hicieron las pruebas fílmicas con la intención de que la exitosa compositora protagonizara una película.

"En vista de que mi madre era muy bella y que tenía mucho talento, pues tocaba el piano de una manera extraordinaria, le ofrecieron lanzarla en grande como actriz. Le hicieron un argumento especial para que saliera junto con una top model de la época. Se trataba de una historia de dos amigas, una mexicana y una de Estados Unidos, que se encontraban en California, justo en medio de la Segunda Guerra Mundial".

Su hijo dice que querían utilizar la figura de Consuelito Velázquez como icono de esa película. "Después de la pruebas que le realizaron le dijeron: 'Miss Velázquez: la vamos a lanzar y a promover como una gran estrella, se tiene que mudar para acá'. Mi madre les preguntó: '¿Para cuándo? Porque tengo que regresar a México. Me caso en dos meses".

Entonces Consuelito Velázquez decidió rechazar la oferta de Hollywood y el 25 de octubre de 1944 se casó con Mariano Rivera Conde, director artístico y promotor de compositores e intérpretes de la talla de José Alfredo Jiménez, Benny Moré, Dámaso Pérez Prado y Los Tres Diamantes.