La reducción de infecciones por VIH está estancada en México

Un estudio revela que el acceso a antirretrovirales es mayor y la mortalidad ha bajado, pero los nuevos casos no se han podido reducir en cuatro años.
Peter Piot, ex director ejecutivo fundador de Onusida, afirma que la enfermedad sigue siendo una amenaza mundial.
Peter Piot, ex director ejecutivo fundador de Onusida, afirma que la enfermedad sigue siendo una amenaza mundial. (Especial)

México

México ha registrado un descenso lento en las nuevas infecciones de VIH desde 2011, cuando el número alcanzó su punto máximo. Desde entonces, los nuevos casos se han estancado entre 12 mil 400 y 12 mil 900 al año, señala el estudio científico colaborativo Global Burden of Disease (GBD) publicado ayer en The Lancet HIV.

Sin embargo, 45 por ciento de los mexicanos con VIH recibe medicamentos de terapia antirretroviral (ART) que desaceleran el avance de la enfermedad, por lo que la sobrevida ha aumentado, de acuerdo con datos sobre México que otorgó a MILENIO el Instituto Para la Medición y Evaluación de la Salud (IHME, por su sigla en inglés) de la Universidad de Washington, en Seattle, vía correo electrónico.

"Estamos manteniendo a la gente viva por más tiempo, y estos números deben dar a las personas en terapias antirretrovirales grandes esperanzas", indicó en un comunicado el doctor Wang Haidong, profesor asociado del IHME y autor principal del estudio.

Christopher Murray, director del IHME, abundó que "si esta tendencia persistentemente alta de nuevas infecciones continúa, habrá desafíos significativos para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para que el mundo presencie el final del SIDA en menos de 15 años".

Menos muertes, más contagios

La investigación destaca que en México el número de personas que viven con VIH ha aumentado considerablemente desde 2005, pasando de 103 mil 850 a 169 mil 520 en 2015, ya que las nuevas tasas de infección no han variado en los últimos cuatro años.

No obstante, no ha habido prácticamente ningún cambio en el número de mexicanos que mueren por la enfermedad; en su punto máximo en 2008, el VIH cobró 5 mil 870 vidas; y en 2015 el número de muertes fue de 5 mil 170.

En contraste con la lenta disminución general en las nuevas infecciones, el número de personas que viven con VIH ha aumentado de manera significativa a escala mundial debido, en gran parte, a la expansión de la terapia antirretroviral, destacó la Universidad de Washington.

El IHME calcula que había alrededor de 39 millones de personas en el mundo viviendo con VIH en 2015, en comparación con 28 millones en el 2000. La cobertura de los medicamentos ART en México es de 45 por ciento, un poco más alta que el porcentaje global (41%).

Las muertes por sida están disminuyendo en la mayoría de países, pero la tasa de nuevas infecciones aumentó en varios países durante la última década, amenazando con socavar los esfuerzos para poner fin a la epidemia antes de que finalice el 2030, señalaron los autores de la investigación.

En total son 74 países los que registraron aumentos en las tasas de nuevas infecciones estandarizadas por edad entre 2005 y 2015, incluyendo a México y también a Egipto, Pakistán, Kenia, Filipinas, Camboya y Rusia.

Desafíos

Más allá de la situación en México, los especialistas destacaron que el mundo se enfrenta a "desafíos significativos" para poner fin a la epidemia del VIH/sida.

La investigación publicada durante la Conferencia Internacional sobre el Sida en Durban, Sudáfrica, encontró que mientras el número global de nuevos casos sigue disminuyendo, el ritmo de esta disminución se ha desacelerado considerablemente, ya que solo 50 de los países analizados están disminuyendo los contagios.

Las nuevas infecciones se redujeron en promedio solo 0.7 por ciento entre 2005 y 2015, en comparación con una caída de 2.7 por ciento entre 1997 y 2005.

De acuerdo con Murray "todos los involucrados en la salud de la población, incluyendo investigadores, legisladores, profesionales, empresas farmacéuticas, defensores, entre otros, necesitan entender que incluso si hay más personas viviendo con VIH, no podemos acabar con el VIH/sida sin detener las nuevas infecciones".

El profesor Peter Piot, director de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical y ex director ejecutivo fundador de Onusida, comentó que "este estudio muestra que la epidemia no se ha superado en lo absoluto y que el VIH/sida sigue siendo una de las mayores amenazas para la salud pública de nuestros tiempos".

Además, "la elevada tasa de más de 2 millones de nuevas infecciones de VIH representa un fracaso colectivo que se debe abordar a través de esfuerzos de prevención intensificados, así como de la inversión permanente en la investigación de vacunas contra el VIH", Piot.