Cosmogonía prehispánica según Sergio Cruz-Durán

Del artista michoacano destaca la originalidad de su estilo, basado en el uso del estilógrafo, tinta, colo y líneas.
Desde hace 30 años, Sergio Cruz-Durán reside en Londres.
Desde hace 30 años, Sergio Cruz-Durán reside en Londres. (Especial)

Ciudad de México

Residente en Inglaterra desde 1987, el artista mexicano Sergio Cruz-Durán ha realizado su trabajo con personajes escamados y emplumados, que provienen de la recuperación y reinterpretación de las mitologías mesoamericanas, que, a su parecer, están barnizadas por el concepto de la dualidad en el universo.

El artista dice a MILENIO que ha trabajado las mitologías desde sus inicios en la arquitectura, a la que ya no se dedica desde hace 22 años: “Yo dibujaba los murales, pirámides y las estelas, todo en estilógrafo. Tienen un simbolismo que me atrae bastante por lo que implica descifrar su contenido”.

TE RECOMENDAMOS: La historia de la Iglesia católica, en México

Sus obras han sido exhibidas en Rotterdam, Londres, Ginebra.

Sus obras han sido exhibidas en Rotterdam, Londres, Ginebra y Oxford, donde han recibido la aprobación de un público diverso debido a la técnica que, según dice su autor, él invento. Así lo explica: “Creo que mi obra está definida por la originalidad del estilo. Es algo que no he visto trabajado en ninguna parte de Europa o en México. Incluso la gente que ha comprado mi obra me dice no haber visto algo así. Lo hago todo a base de estilógrafo, tinta, color, líneas y puntos. A mí me gusta por la textura que me da y que fue la que me llevó (a ensimismarme) en el dibujo”. Comenta que, dados sus orígenes artísticos en la arquitectura, desconoce de pinceles y pintura, pero domina solo herramientas aparentemente básicas como la tinta. 

Reconoce que parte de su éxito se debe a la implementación de elementos propios de las cosmogonías mesoamericanas: “El concepto de dualidad formado por elementos supuestamente opuestos, como el día y la noche, el hombre y la mujer, el bien y el mal, la serpiente y el águila, me han atraído mucho y constantemente en todos estos años. Trato de dar mi interpretación en mis dibujos”.

La carrera de Cruz-Durán está repleta de expresivos perfiles mayas, de la iconografía de Venus, la ambivalente naturaleza humana-divina de Quetzalcóatl y el simbolismo de belleza y eternidad en la mariposa. Insiste en que se sigue sintiendo motivado por esos elementos, puesto que los arqueólogos siguen descubriendo más sobre el lenguaje y visión de las culturas originarias en América Latina.

Dos libros sobre su obra están por ser publicados, uno por la Secretaría de Cultura de Michoacán, estado del que es originario, en el que reunirá parte fundamental de su obra con la mitología mexicana, y otro en inglés que abarcará su etapa arquitectónica y trabajo con las plazas de diversas partes del mundo. Comenta: “El primero se llamará Instinto. El arte de Sergio Cruz-Durán. ‘Instinto’ es una palabra que uso en mis exposiciones porque yo me inicie en el arte del dibujo por eso mismo”.

Explica que por eso deja a la propia naturaleza del dibujo decidir el resultado final, usándolo a él para manifestarse. Pero igualmente dice realizar una reinterpretación de obras suyas ya hechas agregando nuevo contenido y calidad a las originales: “Hay una evolución en la técnica y en los conceptos”.

Termina explicando que existe un elemento constante en su trabajo: el quincunce, un concepto mesoamericano que representa los cuatro elementos y direcciones unidas por el centro, tal como una pirámide. Él lo utiliza para plasmar las cuatro partes que componen a una persona: cuerpo, mente, espíritu e instinto.
Actualmente trabaja para montar una exposición en Estados Unidos y en consolidar una marca de ropa con estampados y diseños de mano.


ASS