• Regístrate
Estás leyendo: Sergio Hernández funde arte y ecología en Tijuana
Comparte esta noticia

Sergio Hernández funde arte y ecología en Tijuana

Mediante 10 óleos, 17 plomos y 7 esculturas, así como de la combinación de dos culturas, el creador plástico oaxaqueño sale en defensa del medio ambiente.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

El pintor, grabador, dibujante y escultor Sergio Hernández, originario de la Mixteca oaxaqueña, disfruta de navegar en el mundo de la creación; para él los límites no existen, por lo que continuamente sorprende con sus desafiantes incursiones en los terrenos de la estética. Es imposible no reconocer su huella, su firma, su espíritu, que se puede percibir en su más reciente exposición, Último Tule, que inaugurará mañana en el Centro Cultural Tijuana (Cecut).

Preocupado por el deterioro del planeta, desde su trinchera Hernández ha emprendido un proyecto artístico y ecológico, con el que muestra cómo un artista puede contribuir a frenar la destrucción del medio ambiente. Ahora lo presentará en su muestra en Tijuana, que está conformada por 10 óleos, 17 plomos y siete esculturas en madera con cerámica. La exhibición podrá ser visitada desde mañana y hasta el 15 de enero de 2018.

Para el título de la exposición, Hernández conjugó las tradiciones de dos culturas; la primera de ellas, según explicó a MILENIO, “evoca a los navegantes de la Antigüedad, los cuales tenían como límite una última isla llamada Thule, a la cual los barcos no se aventuraban porque se decía que no había regreso. Se creía que eran los límites del mundo, y es por ello que la llamaban Última Thule”.

Esta antigua leyenda empujó al artista a buscar paralelismos con una antigua tradición oaxaqueña basada en el árbol del Tule, el símbolo de la naturaleza y de la fuerza de la comunidad.

“Quiero traer un pedazo de Oaxaca a la frontera norte, donde hay muchos migrantes de la zona de la Mixteca”, expresó.

Puntualizó que ahora, con el cambio climático, el futuro de la biodiversidad es aterrador, por eso decidió hablar del árbol del Tule, cuyo destino incierto ejemplifica el futuro del planeta.

“El árbol del Tule ha estado siempre presente en mi vida y en mis recuerdos; siempre he trabajado con él, convertido en una obra de arte, en el símbolo de la fuerza de la tierra y de un pueblo, y el símbolo de los peligros que corre el planeta y la humanidad”, según explicó Sergio Hernández.

PINTURA MONUMENTAL

Como muestra de un profundo respeto por la naturaleza, el artista oaxaqueño trabajó una pintura espectacular con la que impresionará a los espectadores: un lienzo magistral de 64 metros cuadrados que mostrará por primera vez en Tijuana en el contexto de los festejos por los 35 años del Cecut.

En palabras del curador de la exposición, Giogio Antei, esta obra “condensa y corona una búsqueda expresiva de tres décadas. Además de representar un logro significativo en el ámbito personal, la obra es importante en cuanto a su aporte al arte mexicano: de hecho, con ella Hernández escribe un capítulo de la historia de la pintura en México, uno de los más interesantes y complejos, donde los llamados a un pasado no olvidado se funden con referencias contemporáneas, hasta alcanzar una síntesis totalmente original y dramáticamente actual”.

Asimismo, Hernández presentará en el exterior del Cecut una instalación de siete tules intervenidos, que, en palabras de su creador, son resultado de la devastación del medio ambiente, que se ha visto afectado por la tala de bosques y la extinción de las especies vegetales.

El artista oaxaqueño está muy complacido de exhibir su obra en el Cecut, debido a que le da la posibilidad de tener un reencuentro con esta ciudad fronteriza y con sus alumnos.

“Impartí clases en la Casa de la Cultura de esta ciudad; cuando la inauguraron, fui de los primeros que vino a dar un curso, y ahora me encuentro que algunos de mis alumnos son unos exitosos artistas que están exponiendo en San Diego, en Los Ángeles y en España. Es muy interesante la vida cultural en este lugar por todo lo que sucede, por el cruce de culturas y tradiciones en la región”, recordó el pintor.

Pero su trabajo continúa: mientras inaugura Último Tule, Hernández ya prepara su próxima exhibición, El inventor de mapas, en el Centro Cultural Santo Domingo, Oaxaca, que presentará desde octubre hasta febrero de 2018. En esa muestra reunirá un centenar de obras que constituyen la interpretación “hernandina” de Visión de los vencidos, de Miguel León-Portilla.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.