• Regístrate
Estás leyendo: Seis años perdidos
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 06:47 Hoy

Seis años perdidos

Toscanadas


Publicidad
Publicidad

David Toscana

Esta semana, el presidente Peña Nieto dijo estar orgulloso de los avances que ha registrado la reforma educativa. No sé de qué avances habla ni de qué se puede estar orgulloso cuando tendremos un sexenio perdido en materia de educación. El niño que entró al primero de primaria poco antes de que Peña Nieto tomara el poder, saldrá este año del sexto de primaria sin haber bebido de las supuestas mieles prometidas por un presidente que plagió su tesis o la mandó maquilar y que tiene una relación muy distante con los libros.

Tal parece que la Secretaría de Educación sigue siendo el patito feo para los políticos, la papa caliente. Luego de perder varios ciclos escolares y de tres secretarios, nos dicen al cuarto para las doce que el nuevo modelo se implantará en dos etapas: “La primera en el ciclo 2018-2019, en la que van a entrar los cambios en preescolar, primero y segundo grado de primaria; en tanto que la segunda se dará en el ciclo 2019-2020 para tercero, cuarto, quinto y sexto de primaria”. Pero como el PRI todo lo convierte en política, resulta que el modelo requiere de “continuidad transexenal”.

El nuevo secretario de Educación, Otto Granados Roldán, también hace política y advierte que la reforma educativa se puede caer “si al siguiente gobierno no le gusta, no le interesa”. En su enumeración de logros, dijo que “hasta la fecha han participado un millón 241 mil personas en las evaluaciones de ingreso al servicio profesional docente”, que “casi 190 mil plazas de ingreso y de promoción han sido asignadas por concurso”, de “la posibilidad de crear una bolsa nacional de plazas en el servicio educativo” y anunció que “en abril la SEP comenzará a emitir las primeras cédulas profesionales electrónicas”. O sea, meros logros administrativos, pero no educativos.

Mucho mejor hubiese sido escuchar cómo han mejorado las habilidades lectoras de los estudiantes, sus capacidades lógico-matemáticas, sus distintos parámetros de inteligencia, sus conocimientos de historia, ciencias y humanidades.

Y basta con que los supuestos especialistas en educación sigan diciendo que memorizar es malo. La memoria es uno de los elementos más importantes de la inteligencia. Así que en las escuelas hay que ejercitar la memoria, a la brava y con técnicas. Ya basta con tratar a los niños como incapaces, inseguros y débiles, de modo que haga falta un ejército de sicólogos para determinar las formas asépticas de educarlos. Nada de eso, la escuela ha de ser disciplina, esfuerzo, evaluación, reto y posibilidad de fracaso. El apapacho de la razón produce ignorantes.

Me dará mucho gusto ver que el nuevo gobierno mande esa inane pseudorreforma educativa a la cloaca, y cruzo los dedos porque desde el primer año implemente acciones muy sencillas, pero efectivas, que tengan como centro el libro, la lectura en silencio y en voz alta.

Desde siempre, la gente intelectualmente sobresaliente, la gente libre y crítica, los buenos oradores y conversadores, esas personas que llamamos “bien educadas”, han tenido una relación cercana con los libros. ¿Por qué diablos la escuela no puede copiar esos modelos individuales para volverlos generales? Vaya uno a saber, pero a diferencia de lo que dicen los funcionarios del PRI, la educación sin duda se verá beneficiada con la discontinuidad transexenal. Que así sea.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.