• Regístrate
Estás leyendo: Se confirmará identidad de los restos de Miguel de Palomares
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 18:13 Hoy

Se confirmará identidad de los restos de Miguel de Palomares

Expertos nacionales e internacionales del Programa de Arqueología Urbana realizarán estudios de osteología y genética que ayudarán a corroborar la identidad de los restos de Miguel de Paloma

1 / 3
Publicidad
Publicidad

Estudios de osteología y genética ayudarán a un equipo interdisciplinario a confirmar la identidad del personaje que arqueólogos del INAH localizaron recientemente bajo la lápida funeraria que tiene inscrito el nombre del canónigo Miguel de Palomares, descubierta recientemente frente a la Catedral Metropolitana.

El Programa de Arqueología Urbana, apoyado en ese grupo multidisciplinario integrado por 12 expertos de instituciones nacionales y extranjeras, espera poder corroborar la identidad de ese personaje fallecido hace 473 años en la Ciudad de México, entonces capital de la Nueva España, donde sirvió por más de una década al Primer Cabildo catedralicio.

Raúl Barrera Rodríguez, supervisor del Programa de Arqueología Urbana (PAU) del Museo del Templo Mayor, dijo que luego de que en febrero pasado se localizó la lápida, ésta fue trasladada a dicho recinto museístico en dos partes, ya que se encuentra partida casi a la mitad.

Las maniobras de remoción de la lápida, cuyo peso es de alrededor de 850 kilogramos, se efectuaron de mediados de abril pasado, bajo la supervisión de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La lápida estaba sellada por una capa de estuco y luego había otro relleno de arcilla fina de 20 centímetros. Al centro del espacio delimitado por la lápida se observó la fosa ovalada, una oquedad reducida de un metro de largo, 55 cm de ancho y 35 cm de profundidad, donde se halló el esqueleto de un individuo del sexo masculino que tenía aproximadamente 40 años al morir, lo cual concuerda con la edad de Miguel de Palomares, quien presumiblemente falleció a los 42 años.

La maestra Ximena Chávez Balderas, investigadora del Proyecto Templo Mayor y quien colaboró en estos trabajos, indicó que fue aplicada la osteoarqueología de campo, que consiste en una descripción pormenorizada de las relaciones anatómicas que guardan los restos óseos. Mediante esta metodología fue posible saber que el ritual funerario de este personaje se hizo en dos tiempos.

Ximena Chávez comentó que a pesar de que el esqueleto ya se encontraba desarticulado cuando lo llevaron a la nueva fosa, los restos óseos fueron acomodados en relación anatómica.

“De manera preliminar se puede mencionar que el individuo tenía un padecimiento en la pierna izquierda que afectó al fémur y a la pelvis. En la actualidad trabajamos en el diagnóstico diferencial de esta lesión, apoyándonos en el análisis radiológico”.

En lo referente a la investigación de las enfermedades que padeció este individuo, se aplicarán novedosas técnicas. El estudio radiológico estará a cargo del doctor José Luis Criales, de CT Scanner de México, mientras el investigador de la DAF, Joel Hernández Olvera, hará la toma de muestras de sarro (cálculo dental) para realizar un estudio de proteínas encaminado a conocer los posibles microorganismos patógenos que afectaron al individuo.

El análisis molecular de dichos patógenos lo realizará Andrea Jiménez, responsable del Laboratorio de Biología Molecular del Departamento de Zoología, del Instituto de Biología de la UNAM.

El estudio de isótopos de estroncio, que realizará el equipo de Peter Schaaf, del Laboratorio Universitario de Geoquímica Isotópica, del Instituto de Geofísica de la UNAM, permitirá conocer si el individuo presenta un patrón de migración.

Diana Moreiras, de la Universidad de Western Ontario y colaboradora del MTM, llevará a cabo los análisis de isótopos de carbono, nitrógeno y oxígeno. Éstos ayudarán a determinar la procedencia del personaje y a establecer si hubo un cambio en la dieta con su migración hacia el Nuevo Mundo.

La bióloga Aurora Montúfar López, investigadora del INAH, analizará lo concerniente a los macrorrestos asociados al entierro.

Finalmente, los resultados obtenidos serán contrastados con el estudio histórico que incluirá el trabajo en archivos de México y España, por la investigadora Eliana Maniaci, de la Universidad de Valencia, y de la arqueóloga Lorena Medina Martínez.

Asimismo, se planea que los resultados sean publicados en un volumen dedicado a este caso de estudio y a la excavación de la lápida.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.