A ritmo de samba, inauguran Feria de Libro de Fráncfort

Brasil, país invitado en la fiesta editorial más importante del mundo, presentó su pabellón como un homenaje al papel -en plena era digital.
Se esperan cerca de 280 mil visitantes a la Feria del Libro de Fráncfort.
Se esperan cerca de 280 mil visitantes a la Feria del Libro de Fráncfort. (AFP)

Fráncfort del Meno

El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, y el vicepresidente brasileño, Michael Temer, inauguraron la Feria del Libro de Fráncfort, el mayor escaparate del mundo editorial; acoge 7 mil 300 expositores de cerca de 100 países, y se espera que más de mil autores presenten nuevos títulos durante la semana del 8 al 13 de octubre.

"Brasil es un peso pesado en el ámbito cultural", dijo Westerwelle durante la ceremonia inaugural de la muestra, en la que este año el país sudamericano es invitado de honor.

El pabellón brasileño se presentó como un homenaje al papel -en plena era digital- y a la variada literatura del país sudamericano.

"El libro están dando un paso hacia la digitalización y tal vez eso sea irreversible. Pero el papel nos ha acompañado durante 500 años, teníamos que hacerle un homenaje", dijo una de la diseñadoras del pabellón, Daniela Thomas. Por ello, Thomas, junto con el arquitecto Felipe Tassara, optaron por construir buena en papel prensado y cartón.

Al parecer, según las últimas noticias que se conocen, un ausente inesperado será Paulo Coelho, cuya presencia había sido anunciada por la feria. En declaraciones al diario alemán "Die Welt", Coelho anunció su intención de no venir porque no estaba de acuerdo con la selección de los setenta autores invitados. "De los setenta sólo conozco a veinte, los otros deben ser amigos de amigos", dijo.

Se esperan cerca de 280 mil visitantes en los cinco días del evento editorial.

En la ceremonia inaugural también habló el escritor brasileño Luiz Ruffato, que criticó el sistema educativo en su país, del que dijo que hace difícil cerrar la brecha entre ricos y pobres.

Según Ruffato, uno de cada tres brasileños tiene dificultades para leer y entender textos sencillos y las élites "aprovechan la ignorancia para asegurar su poder".

Otro de los temas abordados en la inauguración, por parte del presidente de la Asociación de Libreros Alemanes, Gottfied Hönnefelder, fue el del precio fijo de los libros, un aspecto que considera clave mantener para asegurar la supervivencia de las librerías.