Con salsa empieza el proyecto Pianismo

En su primera edición los tecladistas tocarán piezas con sabor afrocaribeño; participan Héctor Infanzón, Óscar Hernández, Arturo Ortiz e Irving Lara.
Todos los músicos tocarán obras originales, dice el pianista mexicano.
Todos los músicos tocarán obras originales, dice el pianista mexicano. (Sara Escobar)

Ciudad de México

Música a la que le dedicó muchos años de juventud, Héctor Infanzón dice que volver a tocar salsa es, simplemente, como pulsar un botón. “La salsa la llevo en la sangre. Desde niño oía a mi papá tocar el tres con mi tío, que tenía un grupo de son, y también a otros tíos, por parte de mi mamá, que gustaban de la música afrocaribeña y luego de la salsa. Realmente crecí con todo esto”.

El pianista afirma que “la salsa, la música afrocaribeña y el son fueron parte medular de mi formación. Ya cuando estudiaba piano, en las noches me iba a tocar a todos los centros nocturnos de la colonia Obrera con diferentes agrupaciones. En la mañana tocaba clásico y en la noche música de baile”.

Carlos Infanzón fue su gran mentor, pues el primer grupo en el que tocó Héctor fue en el de su padre y sus tíos, Poder Antillano. “Ahí empecé a tocar ese género. En los años setenta y ochenta tocábamos mucho en centros nocturnos, fiestas y en muchos lugares”.

De esos años recuerda mucho el influjo del sonido de la Sonora Ponceña, de Puerto Rico, dirigida por Papo Lucca. “Por supuesto también escuchábamos a Fania, que nos encantaba, pero cuando mi papá llevó los discos de la Ponceña a la casa nos marcó mucho escucharlos. Se convirtió en uno de los grupos favoritos de la familia y, con el tiempo, tuve la fortuna de conocer a Papo. Con su forma de tocar y de arreglar cambió por completo el concepto de la salsa, le dio otro color en términos de un lenguaje más jazzístico, más elaborado. Le dio un giro tremendo al género”.

Infanzón tocó con Welfo y su Salsa, Recuerdos del Son y Estrellas Juveniles de México, entre otros grupos, pero destaca su estancia en Banco del Ruido, grupo al que ingresó en 1985 por invitación de Carlos Popis Tovar. “La agrupación duró muchos años y tuvo mucha aceptación entre el público. Fue una etapa muy importante para mí porque empecé a componer para el grupo y tocábamos no solo música afrocaribeña, sino de toda Latinoamérica y experimentábamos mucho”.

Luego de estudiar en el Berklee College of Music de Boston, Infanzón se volvió hacia el jazz, para convertirse en uno de los mejores exponentes de México, aunque también se ha acercado a la composición de música de concierto. Este domingo regresará a la salsa como organizador de Pianismo, encuentro dedicado a este género, y uno de sus protagonistas. En un solo concierto, que se realizará en la Plaza de la Música del Centro Nacional de las Artes hoy a las 19:30 horas, participarán Óscar Hernández, Arturo Ortiz e Irving Lara, así como la Citadino Big Band.

Tocar salsa no es para Infanzón ningún retorno a ese género, explica, “sino una extensión de lo que vengo haciendo. Es como apretar el botoncito de encendido y continuar con estos géneros que me conforman. Este encuentro, que se denomina Pianismo, busca juntar a colegas de diferentes partes, en esta ocasión para tocar salsa”.

De México participa Irving Lara, a quien Infanzón define como “uno de los mejores pianistas de salsa en México, que ha acompañado a Celia Cruz y a muchísima gente. De Nueva York viene Óscar Hernández, director de la Spanish Harlem Orchestra, pero que también fue pianista de Seis del Solar y arreglista de Rubén Blades y de mucha gente del movimiento  de Fania. Tenemos a Arturo Ortiz, de Puerto Rico, pianista que ha tocado con Cheo Feliciano, Willie Colón y Rubén Blades. Son músicos que han tenido gran importancia en el género”.

Intercambio de ideas

Que el Centro Nacional de las Artes acoja un género que usualmente solo se escucha en salones de baile, es para Héctor Infanzón motivo de gran gusto. Asegura que es una muestra de un “espíritu de apertura a todos los géneros, en este caso la salsa. La propuesta les interesó muchísimo y, sobre todo, que fuera música original, porque no se tocarán covers. Es un concierto de obras originales y con músicos de gran calidad. Será un concierto en que la música podrá escucharse pero también bailarse. Será disfrutable para todo tipo de público”.

La idea es que Pianismo sea un proyecto anual y no se limite a la salsa, por lo que el próximo año se realizará la versión jazz, asegura el pianista, “luego clásico, pop o rock. La idea es tener siempre encuentros de piano con diferentes géneros. Se trata de géneros que a mí me han marcado y me parece importante entrar en contacto con ellos y con músicos que he admirado toda mi vida. También me parece que es importante este encuentro de los músicos de México con los de otras latitudes y que el público tenga la oportunidad de disfrutar los intercambios de ideas en el escenario”.

Pianismo se realizará hoy en la Plaza de la Música del Centro Nacional de las Artes, Calzada de Tlalpan y Río Churubusco, 19:30 horas. Entrada libre