• Regístrate
Estás leyendo: Rusia logra lanzamiento desde nuevo cosmódromo
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 17:30 Hoy

Rusia logra lanzamiento desde nuevo cosmódromo

El lanzamiento del cohete 'Soyuz 2.1' se logró luego del fracaso en la inauguración del cosmódromo Vostochni. Según la agencia espacial Roscosmos, el próximo año lanzarán dos naves más.

Publicidad
Publicidad

La segunda fue la vencida para Rusia, ya que tras el fracaso de lanzar una nave durante la inauguración del nuevo cosmódromo Vostochni, considerado el más moderno del mundo y una pieza clave para el desarrollo del programa espacial del país, ayer lograron solucionar la falla y con ello lanzar al espacio el primer cohete desde las nuevas instalaciones.

El cohete portador Soyuz-2.1a despegó a las 5:01 hora de Moscú y puso en órbita el satélite científico Lomonósov y la sonda Aist-2D, diseñados para estudiar las capas exteriores de la atmósfera, además del microsatélite SamSat-218D.ami.

Pero 24 horas antes un problema técnico abortó en el último minuto el lanzamiento del Soyuz y arruinó la inauguración del cosmódromo, situado a 8 mil kilómetros al este de Moscú, a la que había viajado especialmente el presidente ruso, Vladímir Putin.

“Sin lugar a dudas, hay que extraer lecciones. Debe haber una oportuna reacción de los profesionales”, dijo tras el fallo del lanzamiento el jefe del Kremlin, quien no obstante intentó quitar hierro al aplazamiento, al asegurar que se trata de algo “normal” cuando se desarrollan nuevas tecnologías.

El mandatario decidió quedarse en Vostochni a la espera del dictamen de los especialistas de Roscosmos, la agencia espacial rusa, que finalmente subsanaron el desperfecto y esta madrugada dieron su visto bueno al lanzamiento.

“Quiero felicitarlos. Tenemos de qué enorgullecernos”, dijo Putin tras el lanzamiento del Soyuz, destacado por los medios rusos.

Aseguró que el cohete pudo haber sido lanzado el día de la inauguración y que el aplazamiento obedeció a que los sistemas automáticos “se excedieron en sus atribuciones” y abortaron el despegue. “Dicen que para comprobar la calidad de un pudín, hay que comérselo. Para verificar si un cosmódromo está listo para su funcionamiento hay que efectuar un primer lanzamiento”, destacó.

Putin señaló que aún queda mucho trabajo por hacer en Vostochni, en alusión a la rampa para cohetes pesados, pero resaltó que el lanzamiento, que marcó el inicio de la explotación del nuevo cosmódromo, es “sin duda de un paso muy importante, significativo en el desarrollo de la cosmonáutica rusa”.

En cuanto al traspié de la inauguración, explicó que se debió a que el control automático no confirmó el buen funcionamiento de un sistema del cohete, que, como se verificó luego, se encontraba en perfectas condiciones.

El próximo año Roscosmos efectuará dos lanzamientos desde el nuevo cosmódromo. La agencia espacial rusa, añadió, tiene previsto efectuar seis lanzamientos anuales desde Vostochni a partir de 2018.

En los próximos dos años Roscosmos se concentrará en el diseño y los preparativos para la construcción de la segunda etapa del cosmódromo, que servirá para el lanzamiento de cohetes pesados.

Vostochni, que se encuentra en la región oriental de Amur, cerca de la frontera con China, puede convertirse en la plataforma de lanzamiento de los distintos módulos del nuevo programa lunar ruso, cuyo objetivo es alcanzar el satélite de la Tierra en 2029.

El nuevo cosmódromo, con una superficie de 700 kilómetros cuadrados, fue construido para aligerar la carga de lanzamientos que soporta el de Baikonur, en Kazajistán, y garantizar en el futuro la independencia de Rusia en el cumplimiento de su programa espacial.

Inicialmente, la inauguración estaba prevista para finales del año pasado, pero fue aplazada por Putin debido a los retrasos en las obras involucradas por un escándalo de malversación de fondos que obligó a investigar e iniciar varios casos penales.

‘Sentinel-1B’

El satélite Sentinel-1B, envió su primera imagen, que muestra el archipiélago noruego de Svalbard, dos horas después de que su radar fuera activado, anunció la Agencia Espacial Europea que calificó el margen de “tiempo récord”.

Este es el cuarto satélite del programa europeo Copérnico, un proyecto de observación de la Tierra con el que Europa vigilará océanos, ríos, lagos, glaciares o desastres naturales para mejorar la gestión del medio ambiente.

Cuando el Sentinel-1B alcance su destino final, orbitará a 180 grados del Sentinel-1A, lanzado hace dos años, dará una cobertura mucho más completa del planeta.

Los satélites llevan a bordo un instrumento radar capaz de observar la superficie terrestre a través de las nubes y lluvia, de día o de noche. Esto lo convierte en la misión ideal para observar las regiones polares, en las que hay oscuridad en el invierno, o los bosques tropicales que suelen estar cubiertos de nubes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.