• Regístrate
Estás leyendo: Rodolfo Ritter: “Los pianistas, como los marineros, tenemos un amor en cada puerto”
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 10:04 Hoy

Rodolfo Ritter: “Los pianistas, como los marineros, tenemos un amor en cada puerto”

Tras un escarceo con el cine y las ciencias exactas, el artista terminó por entender que lo suyo era la música y, en particular, este instrumento

Publicidad
Publicidad

Víctor González

Su abuela y su madre le heredaron la vocación que hoy lo lleva a celebrar 25 años de carrera dentro de la música clásica, aunque el artista admite sin empacho alguno que su lado oscuro es iluminado por el estruendo de bandas como Sepultura y Pantera.

¿Hay algún género musical que le resulte insoportable?

Puedo escuchar de todo menos reguetón y bachata. Son el fin de la música. El reguetón es pobre y apela a lo más instintivo.

¿Baila salsa?

Un poco, no soy bueno pero le echo ganas.

¿Siempre supo que lo suyo era el piano?

Sí, me gustan otros instrumentos, pero el piano es el rey; es un instrumento de percusión con cuerdas.

Aunque moverlo es difícil…

Sí. Cuando vas a los conciertos no sabes qué clase de piano te va a tocar. En México algunos son terribles. A nivel institucional, las autoridades no entienden las necesidades de su mantenimiento.

¿Es difícil encontrar un buen afinador de pianos?

Buenos hay pocos. Hace un año falleció Édgar B. Ríos, era buenísimo. Ahora trabajo con Alejandro Cubillo y con Alan García López.

¿Qué piano tiene?

Tengo varios: Petrov, Steinway y Steingraeber.

Hay músicos que establecen relaciones casi personales con su instrumento.

Sí, pero los pianistas no podemos ser tan fieles con el instrumento, como un violinista. Los pianistas somos como los marineros, tenemos un amor en cada puerto.

¿Tiene algún fetiche?

Sí, la gente que nos dedicamos al arte somos un poco fetichistas. Me gustan ciertos papeles para la partitura; colecciono lápices, tengo más de 100.

¿Su película favorita sobre música?

Una de las mejores es Todas las mañanas del mundo. Menos realista pero hermosa es Claroscuro; últimamente me gustó Whiplash.

¿Le tocó algún maestro tan neurótico como el de 'Whiplash'?

La vivencia como obsesión que maneja es muy parecida a la que vivimos los músicos. Constantemente buscamos la perfección, es un proceso complicado y angustiante.

¿Cómo se cura de la obsesión?

Es incurable; sin embargo, la obsesión puede ser la madre de ciertas virtudes y logros. Beethoven trabajaba como poseído. Una vez terminada la composición la tiraba porque lo que le interesaba era el proceso.

Entre los grandes compositores ¿quién está sobrevalorado?

Hay obras muy sobrevaloradas, Para Elisa, por ejemplo. Beethoven es mucho más que eso, me parece triste que la gente lo reconozca por ese tema. Carmina Burana es buena pero tampoco es para tanto. En cambio Gonzalo Curiel es extraordinario y solo se escucha su música popular y de películas.

¿Chopin?

Es un revolucionario, el problema es que le tocó el romanticismo pleno. A Chopin le pasa lo que a las mujeres bellas: es tan hermosa su música que oculta sus otras virtudes.

¿Ha “hueseado”?

No, en mi comienzo acompañé a un coro y no me gustó la sensación. El “hueseo” es un flagelo que daña a muchos buenos músicos.

Muchos de otra forma no viven…

Un músico de planta de la Sinfónica Nacional tiene un sueldo que más o menos le permite vivir. Al ganar más “hueseando” se van por esa línea. Por “el hueso” pierden la capacidad o interés de ser solista.

Su gusto culposo es…

Algunas cosas de rock. No me refiero a Queen, porque ellos son casi clásicos, sino a cosas de heavy metal como Sepultura o Pantera, aunque son muy buenos músicos.

Nació en la Ciudad de México en 1977. Debutó como solista de la Orquesta Sinfónica Nacional en 2003, con un concierto en el Palacio de Bellas Artes. Además ha colaborado con las orquestas del Estado de México, de Xalapa, Carlos Chávez y de San Luis Potosí. Entre sus discos destacan: Primero piano y Antología de Música Mexicana para piano y orquesta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.