Robots con personalidad destacan en el CES 2017

Varios androides caseros que sirven para hacer compañía o cuidar a los hijos fueron presentados en el encuentro anual de tecnología de Las Vegas, Nevada.
Einstein tiene la capacidad de ayudar a los niños con las tareas escolares.
Einstein tiene la capacidad de ayudar a los niños con las tareas escolares. (Frederic J. Brown/AFP)

Las Vegas

El profesor Einstein pone ojos de sorpresa, saca la lengua y da una explicación simple de la teoría de la relatividad. Con su piel de caucho y su bigote que parecen verdaderos, casi que se olvida de que es un robot.

Einstein forma parte de la decena de robots, preparados para hacer compañía, ayudar en la educación o cuidar a los hijos, presentados en el salón anual de tecnología (CES) de Las Vegas, una vitrina de las últimas tendencias de la industria.

Los avances tecnológicos, en particular en el campo de la inteligencia artificial, permiten que estos robots parezcan verdaderos miembros de la familia.

“Creamos robots que tienen personalidad”, afirma Andy Rifkin, el director tecnológico de la empresa de Hong Kong Hanson Robotics, que quiere comercializar a Einstein este año por 299 dólares.

Éste será el primer producto destinado al público de la empresa, conocida por sus robots humanoides como Sophia, capaz de crear expresiones realistas con la cara y con los ojos o mantener una conversación gracias a tecnologías de inteligencia artificial.

Einstein, que llega hasta las rodillas de un humano y responde a pedidos vocales, puede ayudar a los chicos a hacer sus deberes escolares, jugar con ellos o contestar a sus preguntas matemáticas y científicas.

“Es diferente a los otros robots”, asegura Rifkin, quien subraya que el “vínculo emocional” puede ser un elemento importante en el aprendizaje de los chicos.

Ayuda en casa

La mayoría de los robots del CES se parecen a esos objetos mecánicos de las películas de ciencia ficción, pero muchos de entre ellos tienen también personalidad.

El pequeño robot rodante Kuri es presentado como un compañero que puede divertir a los chicos y ayudar a los padres a vigilar lo que sucede en sus hogares.

Es capaz de reconocer a los miembros de la familia y avisarle a su dueño, a través de una aplicación para celulares, cuando su hijo llega a la casa.

Mayfield Robotics, una empresa californiana filial del grupo alemán Bosch, prevé comenzar los envíos de aquí a fin de año para los consumidores estadunidenses, con un precio anunciado de 699 dólares.

“Debemos hacer un esfuerzo para darle personalidad y carácter a un robot. Si no, es demasiado frío”, comenta su director, Michael Beebe. “Kuri agrega un destello de vida a la casa”, aseguró.

Kuri “habla solamente robot” —es decir, emite muchos bips— pero también tiene una serie de expresiones emocionales como girar la cabeza y mover los ojos.

Puede también tocar instrumentos o emitir sonidos grabados, que Beebe dice usar para pedirle al robot que le ordene al perro bajarse del sillón.

AvatarMind, una empresa con oficinas en China y en California, presenta también durante el CES un “robot social”, iPal, próximamente comercializado en China y luego en Estados Unidos.

El iPal puede jugar, hablar en idioma natural, cantar y cuidar la casa. De poco menos de un metro, también puede dirigirse solo y usar sus brazos cuando canta o baila.

El dueño de AvatarMind, John Ostrem, dice que puede servir de compañía para niños o ancianos, y que también podría ser útil como asistente, para dar informaciones en centros comerciales u hospitales.

Para él, también hay “una aplicación interesante para los niños con necesidades especiales” porque el robot puede ayudar a un terapeuta a ocuparse de varios de ellos a la vez.

La compañía japonesa SoftBank Robotics ya anunció una asociación que va a permitir que su robot humanoide Pepper dé información a los usuarios de trenes en Francia.

Beebe afirma que los consumidores están listos para este tipo de robots en las casas y en las empresas. “De chicos siempre quisimos tener un robot y ahora tenemos uno”.

Para el fundador de Hanson Robotics, David Hanson, estos nuevos robots traen “una nueva dimensión” a las relaciones entre el hombre y la máquina. “Es una manera nueva y natural de interactuar con nuestras computadoras”.