Tras robo refuerzan seguridad en Pompeya

El gobierno italiano anunció las medidas en el sitio arqueológico tras la sustracción a principios de este mes del fragmento de un fresco en el que estaban representados los dioses Apolo y Artemisa.

Roma

El gobierno italiano anunció hoy el reforzamiento de las medidas de seguridad en el sitio arqueológico de Pompeya, tras el robo del fragmento de un fresco en una de las antiguas villas de esa ciudad sepultada por la erupción del volcán Vesubio en el año 79 de nuestra era.

La iniciativa fue dada a conocer al término de una reunión extraordinaria convocada por el ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini, en respuesta a las críticas por el robo del fragmento de 20 centímetros de un fresco de una de las paredes de la Domus (casa), de Neptuno de Pompeya.

Según los medios, el fragmento fue arrancado con cincel a inicios de marzo y pertenecía a un fresco en el que estaban representados los dioses Apolo y Artemisa.

La noticia del robo fue dada a conocer por un diario local y la víspera fue confirmada por la superintendencia arqueológica de Pompeya.

Entre las medidas anunciadas este miércoles por el ministerio de Bienes Culturales están el despliegue de vigilantes especializados, la instalación de videocámaras de seguridad y el acordonamiento de las zonas más expuestas.

Según Antonio Pepe, responsable sindical en Pompeya, el fragmento fue robado de uno de los cubículos de la casa de Neptuno y reproducía a la diosa Artemisa al lado de Apolo, que según la mitología griega eran hermanos gemelos.

Dijo que los hechos fueron reportados el pasado 11 de marzo por uno de los guardias del sitio arqueológico a la directora de las excavaciones, Grete Stefani.

El robo ha sido antecedido por varios derrumbes dentro del área arqueológica de Pompeya, atribuidos a las fuertes lluvias y a la falta de mantenimiento.

A inicios de este mes fueron reportados tres derrumbes que afectaron un arco del templo de Venus, un muro de una tumba de la necrópolis de Porta Nocera y una pared en la vía Nola.

Según el presidente de la comisión italiana de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Giovanni Pugliso, se necesita un plan de medidas extraordinarias que ponga bajo seguridad toda la zona de Pompeya.

Dijo que sin un drenaje adecuado de los terrenos en los que se encuentran las ruinas, todos los restos que se salvaron de la erupción del Vesubio están destinados a derrumbarse.

Sepultada por la violenta erupción del Vesubio en el año 79 de nuestra era, la antigua ciudad romana fue redescubierta en 1748 y en 1997 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En los últimos años, la zona arqueológica ha sufrido varios derrumbes, atribuidos no sólo a su antigüedad, sino también a la incuria, el abandono y a la falta de un mantenimiento adecuado debido al recorte de recursos económicos, fruto de las políticas de austeridad.

En noviembre de 2010 se vino abajo la llamada Schola Armaturarum, la escuela de gladiadores que durante casi dos milenios había resistido a las inclemencias naturales.