'Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató': teatro forjado en la violencia

La Compañía Teatro Bárbaro presenta un Ricardo III forjado en la violencia de Chihuahua. Monólogos breves de siete actores con igual número de historias
La obra se presentará en la sala Xavier Villaurrutia del CCB, del 19 de enero al 5 de febrero.
La obra se presentará en la sala Xavier Villaurrutia del CCB, del 19 de enero al 5 de febrero. (Especial)

Ciudad de México

Dice Luis Bizarro, director de la compañía Teatro Bárbaro, que su equipo de trabajo es contestatario, rebelde, inconforme con la realidad, propositivo e independiente y por ello, precisamente es que, su teatro busca entablar un diálogo inteligente con el público.

TE RECOMENDAMOS: 'Caos', un thriller político en la era Donald Trump

Esta premisa es la que dio paso a Yo tenía un Ricardo hasta que un Ricardo lo mató, un montaje que llega a la ciudad de México para ofrecer funciones en la sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque.

“El montaje se conforma de cuadros que abordan temas como la violencia, los secuestros, las extorsiones y el narcotráfico que desde hace unos 6 años ha afectado mucho a Chihuahua. Son monólogos breves de 7 actores y por tanto 7 historias en las que el público puede palpar cómo la violencia afecta a los individuos”.

Con recursos escénicos mínimos y la apuesta a un teatro que dialoga directamente con el espectador, la pieza ofrece distintas miradas personales para hacer un ejercicio de memoria.

“Es una manera de hacer teatro sin intermediarios, relacionado con la realidad, sin personajes, sin vestuarios, sin grandes aparatos de ilusión, un teatro que dialoga directamente con la realidad y el espectador, un teatro documental o experiencial que permite traer la realidad a la escena y comunicarla directamente al espectador.

El objetivo de la compañía Teatro Bárbaro fue proyectarse a través de un proyecto escénico como un medio posibilitador de pensamientos y reflexiones, generando nuevos imaginarios y paradigmas sociales, creando espacios de libertad para que el espectador pueda dar rienda suelta a sus recuerdos, frustraciones y emociones, reinventando el pasado y el presente, para construir su futuro.

“Originalmente —explica el director— se quería hacer una adaptación contemporánea de Ricardo III, pero después se hizo un ejercicio que recuperó historias testimoniales de los actores actor para escenificar monólogos y todo ello se fue entrelazando con la obra de William Shakespeare".

Las funciones serán del 19 de enero al 5 de febrero, los jueves y viernes a las 20 horas, los sábados a las 19 horas y los domingos a las 18 horas.



ASS