La revolución de los sabores; los buñuelos y su origen mediterráneo

En muchas partes del país el buñuelo aparece en invierno, particularmente como postre en Navidad.
Una particularidad del postre en el norte es que es más grande.
Una particularidad del postre en el norte es que es más grande. (Cuartoscuro)

Monterrey

Por años fue un postre tradicional del norte de África y de España, pero a su llegada a México los buñuelos adoptaron sabores y olores distintos que lo han convertido en un platillo representativo de las fiestas decembrinas.

En muchas partes del país el buñuelo aparece en invierno, particularmente como postre en Navidad. Dependiendo de la región se le puede encontrar espolvoreado con azúcar y canela o acompañado de jaleas de guayaba, tejocote o naranja.

El chef e investigador Rodrigo Llanes describe que el postre llegó a México tras la conquista de los españoles, aunque la variante fue que en lugar de freír con aceite de oliva se hizo con manteca.

Este simple cambio lo volvió en una comida altamente demandada, tanto que se le comparaba con los tamales.

“Los buñuelos adoptaron una particularidad única a su llegada a México. Al prohibirse el aceite de oliva en la Nueva España y por eso se adoptó la manteca como sucedáneo óptimo al preparar este platillo”, explica el investigador.

Un caso relevante son las recetas que sor Juana Inés de la Cruz tenía para hacer “puñuelos”, que ofrecía en temporada decembrina.

Si bien cada región ha adaptado su gama de ingredientes a los buñuelos, el norte tiene su particularidad al presentarlos.

“En el norte los buñuelos son más grandes, y los he probado en tres deliciosas características: los tradicionales con azúcar y canela; también los sirven con cajeta, que son deliciosos; y espolvoreados con azúcar glas y un toque a vainilla, quizás un corte más afrancesado”.

La historia de este platillo se remite a la presencia árabe en España, donde unas “bolitas” de maíz rellenas con queso se freían para después servirlas untadas en miel y diversas clases de semillas.

En opinión del chef Llanes esta fritura es preferible realizarla con manteca, ya sea de cerdo o vegetal, pues su sabor es una herencia nacional es mayor a los 500 años.

La empresa de manteca Inca traerá a Monterrey su Food truck los días 27 y 28 de diciembre, donde estará obsequiando buñuelos.