Crean Belcebú, una revista mexicana del horror

Ante la falta de publicaciones nacionales especializadas en el cine de terror, Mauricio Matamoros Durán y Sergio Santiago Madariaga fundaron esta revista.
Los periodistas Mauricio Matamoros Durán y Sergio Santiago Madariaga decidieron fundar la revista Belcebú.
Los periodistas Mauricio Matamoros Durán y Sergio Santiago Madariaga decidieron fundar la revista Belcebú. (Raúl Campos)

Ciudad de México

El escritor del "horror cósmico", H. P. Lovecraft, alguna vez dijo que el miedo es la emoción más antigua e intensa de la humanidad. Este ha sido un tema recurrente desde las primeras manifestaciones artísticas y culturales, entre las que destaca el cine. Sin embargo, en México faltan medios y publicaciones que aborden a la cinematografía del terror de una forma especializada.

Por lo anterior los periodistas Mauricio Matamoros Durán y Sergio Santiago Madariaga decidieron fundar Belcebú, a la que llaman "revista mexicana en torno a la cultura del horror y el cine de culto", que actualmente cuenta con dos números y un especial.

En entrevista con MILENIO, los editores aseguran que, además de las pocas publicaciones que en los ochenta no pasaron del segundo número, en México prácticamente no han existido publicaciones especializadas en este tema, por lo que aquellos asiduos al género siempre han tenido que conseguir revistas de importación.

Afirman que difícilmente en las revistas de cine actuales puede entrar más de un texto sobre algún filme que tenga más de un año de haber estado en salas, ya que el contenido de estas se centra en películas altamente comerciales y célebres, como las prontas a estrenarse o los grandes clásicos "que van a cumplir 45 años", mientras que aquellas poco conocidas, "que no están palomeadas por Hollywood", sólo son tratadas ampliamente en lugares con expertise.

"Creo que la falta de publicaciones sobre esto tiene que ver también en que este cine es muy difícil de ver, inclusive para los mismos fans: tienes que ver 200 películas para encontrar algo bueno, y eso ha estigmatizado al género. Es muy raro que lo tomen en serio, y más que alguien realmente se ponga a revisar los materiales y le dedique tiempo a nivel periodismo, pues está satanizado como pura violencia y cosas sin sentido", explicó.

Por ello, la dupla crea Belcebú, no solo por su pasión por dicho género, sino por una necesidad por publicar sobre aquello que no tiene cabida en las publicaciones convencionales.

"En principio pensábamos hacer la revisa enfocada sólo en la nostalgia, pero preferimos ir más allá y homenajear tanto a las pocas publicaciones dedicadas al tema, como Fangoria o Cinefantisque, como a las grandes películas que han cimentado el lenguaje de este cine que lo ha permeado todo: no hay película de acción, e inclusive comedia, que no tengan un manejo en su edición, ritmo o encuadres que hayan sido inventados en el cine de terror y suspenso", explicó Matamoros.

Consideran al género del terror como subversivo, puesto que algunos filmes han hecho metáforas o críticas de las ansiedades sociopolíticas, como Aliens (1986), de James, que es una alegoría a la guerra de Vietnam, o El resplandor (1980), de Stanley Kubrick, que simboliza la aniquilación de los nativos americanos. Entonces para ellos hacer una revista en formato físico representa lo mismo.

"Publicar una revista independiente en papel es un acto de terror porque es una afrenta al sistema actual en el que la tendencia de los medios es hacia lo digital. Muchas revistas, e incluso las editoriales, están tronando", explicó Santiago.

"Y si nos vamos a lo subversivo de nuestra historia podemos considerar que inició con el ángel caído, el cual, según la historia judeocristiana, es el gran enemigo de nuestra sociedad por tratar de ser igual o mejor que su creador. Él es representante de la revolución, y eso nos parece que es el cine de horror. Entonces que una revista tenga el nombre de un demonio y que sea sobre cine de horror es redondito; además, es un nombre muy llamativo", concluyeron.

La revista se puede adquirir en la Cineteca Nacional y en Wiser Books & Coffee (Morelia 76, col. Roma), o por pedido a través del correo samsara.editorial@gmail.com y sus redes sociales.